Carta entre sábanas y mar por Daniella Giacomán

ventana¿Alguna vez sentiste que me temblaban las piernas cuando estaba a tu lado? Quizá no lo sabías pero desde aquel 4 de febrero ha sido así.

Son las 3 de la mañana. El silencio reina en  la habitación iluminada sólo por la luna, estamos tu y yo. Tu torso color arena se asoma entre las sábanas. Duermes plácidamente. Pareciera que nada ni nadie va a robarte el sueño.

Ni siquiera el humo del cigarro que me fumo mientras observo hacia la calle. Once años anhelé que llegara este momento. Siempre jugando con fuego y bromeando con “esa noche” que ahora se consumó.

Mientras un poco de aire juega con mi cabello, recuerdo cuando nos conocimos. Yo tenía 24 y tu 22. Sentíamos que nos comíamos el mundo, cada quien a su manera. Teníamos (y tenemos) ideologías distintas y muchas veces chocábamos. Yo te molestaba diciendo que AMLO era incongruente y que tenía un Rólex y muchas cosas más.. Sabía que te encendías al escuchar eso, pero lo único que hacía era llamar tu atención. Eso era lo único que quería.

Pero también tenía claro que nadie me había dicho que aun con todos “mis maridos” y mis “novios” que me conseguía en la playa, me querías y jamás dejaste de quererme. Aun sabiendo que nuestras vidas eran distintas y que literalmente, nos separa un país. Un país en el que hay muchos Méxicos.. En que la historia no ha cambiado, desde que nos conocimos. Se ha empobrecido y nos ha arrebatado situaciones, personas, mascotas, que hemos querido.

escribiendo de nochePero nada de eso importa ahora.  Ni siquiera importa que no te guste la música que a mi y que no te interese mucho lo que escribo. Eso es lo ingrato de la profesión que se tiene… Escribes para tí, para otros, pero pocas veces para la persona que amas.

Contigo ha sido así y eso es lo que más me ha asombrado. Devoradora de cientos de historias románticas en películas, libros y demás, siempre soñando con la proposición perfecta. El “momento” fuera de serie y la publicación en todas las redes sociales. Pero nada de eso hay entre los dos. Lo único que sé es que estás a mi lado aunque muchas veces no lo haya entendido.

Creo que eso es el amor. Alguien alguna vez me dijo que no existía el amor, que sólo existían los acuerdos. Pero creo que sí existe, y creo que el amor y la fe también van de la mano. Y quisiera pensar en tantas cosas, pero ahora no es tiempo.

II

desayuno ventanaSon las nueve de la mañana. Al despertar, lo primero que veo son tus ojos que me miran. Intensos y expectantes. Con tu mano derecha me acomodas un mechón de cabello detrás de la oreja y me das un beso.

Imaginaba el café, el pan, o la fruta. El desayuno listo. Pero lo único que veo es que tienes el xbox prendido y en silencio, para “que no me despierte”.  Me meto a bañar, en lo que tu te arreglas. Y salimos a la playa, a ese lugar al que dije que iríamos hace mucho tiempo y que planeabámos cada vez que hablábamos.

Caminamos por la orilla del mar. Y yo vuelvo a sentir ese temblor en mis piernas. Pero no te digo nada, porque sé que no es importante pero para mí, sí lo es. Tomas mi mano y caminamos.. Y caminamos… Y llegamos a unas escaleras en piedra que conducen al malecón. Y no hablamos, no es necesario que hablemos. Sabemos disfrutar de nuestros silencios y del murmullo de las olas del mar.

El corazón late a mil cada vez que me miras a los ojos. No hace falta que me digas un discurso amoroso de telenovela, porque esos son tan falsos y tan huecos. No. No hace falta nada de eso, mientras caminemos juntos.

A nadie le he dicho que me hiciste una de las mejores proposiciones que una mujer pueda tener. “No tenemos tiempo de saber si funcionamos como pareja”… Y creo que no, nos hemos conocido demasiado. Sabemos lo que hay que saber y conocemos a nuestros demonios. Sabemos de qué pata cojeamos pero también apreciamos lo que es cada uno de nosotros. De pronto pasan minutos.. quizás una o dos horas. Y continuamos sentados, tomados de la mano viendo hacia el mar.

ciudad de nocheYa es hora de regresar a la ciudad. Y con eso se me apachurra el corazón porque sé que aún no es tiempo para quedarme permanentemente. Debo ver algunas cosas y entonces, establecernos. No sé qué pasará. Ese mismo temblor que siento en mis piernas cuando estás cerca, es el mismo que me impulsa a seguir.

Llegamos a la habitación y nos llevamos nuestro equipaje. Siento una envidia inmensa de este lugar porque se quedará con las mejores imágenes de mi vida. Porque fue aquí donde descubrí que quizás el amor sí existía… Mientras tu duermes en el asiento que da a la ventana en el autobús, yo aprieto tu mano y tu haces lo mismo.

Regresamos a la ciudad con la promesa de que nos espera un futuro juntos y de que estamos destinados el uno al otro. No hay flores, ni rosas, porque todas las recibí en mis sueños y a manera virtual. Pero ahora tengo la certeza, que contigo quiero pasar el resto de mi vida. Yo creo que tú también quieres lo mismo.

 

Daniella Giacomán Vargas

 

 

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte
Mándanos un mensaje:

Anuncios

Literatura que traspasa todo tipo de fronteras

 

300 libros fueron regalados en México para niños invidentes y de recursos limitados.

 

Fortunato y la Ballena azulEl arte no conoce de límites y esto se comprueba palpablemente en el proyecto realizado entre la pintora pampeana Mariela Gonzáles y la escritora Liza Di Georgina, quienes en este 2014 editaron el libro “Fortunato y la Ballena azul”, el cual fue leído a cientos de niños de Argentina a lo largo de 10 presentaciones organizadas por la escritora Adriana Lis Maggio en un recorrido que fue desde Buenos Aires, La Plata, Anguil,Toay, Lonquimay, Relmo y Santa Rosa.

Este libro que nació gracias a la amistad entre ambas artistas, quienes fueron presentadas por Maggio en el 2012, rompió la barrera de las distancias, pero también la barrera de las discapacidades, pues este mes de diciembre fue editado en el sistema Braille en Ciudad Juárez, Chihuahua, una iniciativa nunca antes llevada a cabo en la región norte del país.

“Me siento muy honrada de formar parte de este noble proyecto, es para mí un sueño que mis letras lleguen de verdad a todos, incluyendo a los pequeñitos con discapacidad visual y niños de recursos limitados, todo esto gracias al apoyo de muchas personas, instituciones y la iniciativa privada que se sumaron para brindar a los niños la posibilidad de volar a través de su imaginación con estas historias”, comenta la autora.

El proyecto fue llevado a cabo gracias a la Subsecretaría de Desarrollo Social de Gobierno de Estado en colaboración con la Dirección de Grupos Vulnerables y Prevención a la Discriminación a cargo de la Lic San Juana González.

Los ejemplares en Braille fueron elaborados de manera gratuita por la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez, dentro de la Universidad Incluyente a cargo de la Lic Aurea de la O, con el apoyo del Rector de esta institución.

A finales del mes de diciembre se llevó a cabo una Fiesta Navideña en el salón de eventos Cridland de Ciudad Juárez en donde se realizó la entrega de 100 libros infantiles en Braille para niños con discapacidad visual y 200 libros más en formato convencional, tanto del libro “Fortunato y la Ballena azul”, como la novela infantil “La Pintora de Sueños”.

La pintora de sueñosEl libro de “La Pintora de Sueños” es una novela que aborda el tema del bullying y motiva a los niños para empoderarse a fin de seguir sus sueños. Mientras que “Fortunato y la Ballena azul” es un libro inspirador que invita a los pequeños a crear mundos a partir de su imaginación y luchar por eso que ellos desean.

Empresas como VORA Magazine, Fábricas de Francia, Starbucks, Ukyrent, Candy Land, Red Carpet, Galería del Sabor, holaciudad y LibrosBooks apoyaron para la realización del evento a fin de dar una grata tarde de diversión a los menores y promover de manera solidaria a las actividades culturales de la ciudad.

Además de la entrega de los libros, los pequeños disfrutaron de un concierto a cargo del saxofonista Fortunato Pérez, el violinista Fabián Rodríguez, así como entretenimiento con payasito, pinta caritas, entrega de dulces y más.

Liza di giorginaLiza Di Georgina es una escritora que inició su carrera en el mundo de las letras con la publicación de su primer libro a los 18 años. Cuenta con más de una veintena de títulos publicados y varios premios literarios internacionales, fue nombrada Escritora del Año en el 2013 y Juarense Distinguida en el 2014 por parte de la legislatura del estado de Chihuahua, además de decretarla Huésped de Honor, junto a Adriana Lis Maggio en Relmo, Argentina. Su obra ha sido traducida al inglés, francés y holandés.

Corredor Cultural NarvArte

Conoce a las personas que periódicamente contribuyen a la construcción del Rincón del Arte y Cultura

 

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte

 

Mándanos un mensaje:

¿Por qué es importante leerles a los niños? Por Liza Di Georgina

Consejos para que los niños desarrollen el hábito de la lectura.

literatura infantilLa literatura infantil y juvenil ha tenido un resurgimiento en los últimos años, los libros para niños y adolescentes ahora gozan de escritores especializados en este rubro, algunos que a menudo eran vistos de reojo por los profesionales de las letras y considerados que escribían en un género menor.

En mi experiencia personal como escritora, cuando me preguntaban sobre mi último libro algunos pares vocacionales y les decía que se trataba de una novela o cuento infantil solían responder sin más comentario “ah”, con una mezcla de desdén y desencanto, como si consideraran que una obra literaria infantil fuera algo carente de arte y en extremo fácil de escribir.

La mayoría de las veces me ahorraba las discusiones sobre lo difícil que es en realidad escribir para niños, a menudo me quedaba callada después de los “ah” de decepción de otros escritores que de inmediato cambiaban de tema sin preguntarme sobre la trama, personajes u objetivo de mis textos.

Tampoco les decía que la literatura infantil brinda satisfacciones mucho mayores que escribir para adultos –cosa que he hecho también en igual cantidad- y omitía decirles “de nada, por cierto” pues mientras quienes escriben para adultos toman lectores ya asiduos, los que escribimos para niños formamos a las mentes jóvenes para abrirlas al gusto (o disgusto) por las letras en el futuro.

literatura-infantil-y-juvenilY es que escribir para niños no es simplemente plasmar una serie de locuras o fantasías en un papel, las historias que los niños consumen hoy en día son mucho más dinámicas, con temas relevantes y objetivos distintos.

Un lector infantil o juvenil es de los más francos, si no le gusta un texto no lo termina, así de simple, y es una gran responsabilidad pues un libro puede ser la llave que abra la puerta al mundo de la lectura o el empujón que nos aleje de ese hábito para siempre. De ahí la importancia de elegir a un autor cuyo estilo y tema atraiga a los menores, porque seamos sinceros: no todos los libros son buenos, aunque sean comerciales.

literatura-juvenilActualmente la literatura infantil y juvenil cuenta con una gran variedad de textos que buscan educar, informar, divertir y hasta crear conciencia sobre asuntos tan delicados como problemáticas sociales de abuso sexual infantil, decesos familiares o la separación de los padres, en un lenguaje, con situaciones y personajes que faciliten el reconocimiento y asimilación de estos sucesos en la niñez, convirtiendo a las letras para menores en algo más que un momento de esparcimiento, haciéndolos incluso una herramienta que promueve la integración y el aprendizaje de vida de una manera más armoniosa.

Pero ¿de qué sirve leerles a los niños? Muchos padres promueven en sus hijos el hábito de la lectura sin profundizar realmente en sus beneficios, que son muchos:

  • La lectura en los niños y jóvenes ayuda a desarrollas las habilidades de comprensión y concentración en los menores con lo que mejorarán considerablemente en el aprendizaje escolar.
  • También ayuda a mejorar su gramática al hablar y escribir.
  • Promueve la adquisición de un vocabulario más amplio.
  • Si los niños leen por si mismos mejorarán de manera incluso inconsciente en ortografía.
  • Da a los niños más temas de conversación.
  • Incentiva la imaginación.
  • Enseña sobre diversos temas.

Pero sobre todo, crea un hábito positivo que les será de gran utilidad a lo largo de su vida personal y profesional para la comprensión de textos, facilidad de crear síntesis o crear textos para cualquier actividad laboral.

Y ¿cómo podemos hacer que nuestros niños adquieran el gusto por la lectura?

Además de buscar libros que sean del gusto de los menores –ojo, no de los padres- se debe crear un ambiente positivo para que los niños relacionen la lectura con una actividad placentera, jamás un castigo u obligación.

Padres leyendo

En el caso de los padres:

Tener un sitio cómodo como un sillón, cama o tapete en donde puedan tener cercanía con su hijo a la hora de la lectura es esencial. Acaricia el cabello del niño, léele sentándolo en tus piernas o abrazándolo para crear un vínculo emotivo con la lectura y usa una modulación adecuada respetando la puntuación para que la lectura no sea monótona. Si eres aventurero y puedes hacer las distintas voces de los personajes con gesticulaciones y mirando a tu hijo de vez en vez la experiencia será mágica.

lectura de maestros

En el caso de los profesores:

Procuren cambiar lo cuadrado del salón de clases, hagan la experiencia cómoda sentándose en el suelo en un círculo o semicírculo, si puede ser en el patio sobre el césped y bajo un árbol es mejor. El profesor deberá tener un buen volumen, dicción, modulación para generar el interés en la lectura. Hacer sonidos y voces distintas que identifiquen a cada uno de los personajes, y de ser posible tener ayuda visual como fotografías grandes, títeres, muñecos y más para que los niños dejen volar su imaginación.

Es importante que a los niños se les guíe al leer en un inicio, comprar un libro y dejarlo en casa no es suficiente pues el libro no se leerá solo, fomenten con periodicidad la lectura, puede ser incluso unos 15 minutos 3 veces por semana en casa o la escuela y si se les terminan los libros físicos pueden buscar textos interesantes en línea, ¡hay mucho de donde elegir! Ahora sí: Feliz lectura, pues como dice una amiga chilena “Leer es un derecho”, compártelo con tus hijos.

Liza Di Georgina

 

Conoce a las personas que periódicamente contribuyen a la construcción del Rincón del Arte y Cultura

 

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte

 

Mándanos un mensaje:

Anotaciones para comenzar a escribir ‘Los ladrones’ Por Edgar Khonde

1

 

books-pile-ofCuando un lector le recomienda a otro lector un título y además le extiende el ejemplar, le muestra al otro un detalle del mundo que lo ha sacudido. He prestado libros que «quiero» a gente que quiero, o a gente que con la que comparto lugares. Si bien no puedo trasladar mi experiencia sobre una lectura específica, puedo esperar coincidencias con el otro lector, o disensos. Puedo esperar la lectura del otro para verificar un objeto de la escritura.

He perdido una gran cantidad de libros en su calidad de «prestado». Me arrepiento de la mayoría. Sé que no debí de haber buscado compartir líneas y párrafos que a mí me parecieron estupendos. Quizás a estas alturas mi biblioteca viviría descomunalmente en una casa de tres pisos, con las paredes atestadas de libreros. Viviría yo como lector substraído a través del polvo de las hojas y las palabras. Viviría vuelto oruga en la humedad de la casa, con un rifle en las manos, huraño, perverso; dispuesto a defenderme del primero que pusiera un pie en el porche. Entonces sería, yo, personaje de una novela; y alguien de ustedes, lectores, me estaría escribiendo.

2

libro bancaDe dos años a la fecha, cargo conmigo alguna novela de César Aira. A través de sus historias me he vuelto consciente de que soy un traficante de literatura, una especie de Dealer. En el aniversario del FCE, Alicia me pide que le recomiende un libro de Aira, dudo, Aira es según yo y varios, un autor raro, a veces para frikis, aunque no me considero friki. Le doy Cómo me hice monja. Ella sale con cinco libros y yo con tres. Me imagino: Entro al FCE, Alicia es Bonnie, trae un BAR, yo uso un revólver. El Browning Automatic Rifle que ella carga, pesa alrededor de diez kilos. Vaciamos los anaqueles, cogemos la plata y nos largamos. La figura es simple: robamos literatura, no libros, ni objetos, ni cosas. No traemos un botín, sino letras, palabras, oraciones, párrafos, novelas. La plata solo es accesoria, nadie creería que entramos a robar literatura. Un kilómetro más adelante, arrojo la maleta con el dinero, que además es poco, Alicia suelta el BAR. Pesamos menos, somos ligeros, nuestro automóvil se convierte en aeroplano, el día cede ante la noche. Los libros se revuelven en el portaequipaje, Cervantes se mezcla con Onetti, Ezra presta versos a Miguel Hernández. Somos testigos del caos. Vemos historias que suceden en anomalías. La estrofa de algún poema escapa y se dibuja sobre el cielo, se convierte en canción, abrazo a Alicia, rozó su mejilla con uno de mis dedos. Alicia que huele a palabras dichas en español. Ya nadie nos persigue, abajo han encontrado el maletín con la plata y el BAR, se han olvidado de los libros. Alicia tiende su cabeza hacia atrás. Yo admiro su perfil, su boca, su nariz, la forma de sus tetas. Cada línea de la literatura cobra forma, se hace sustancia, toma acústica. Cada línea se hace voz. Hay ecos sostenidos en el viento, en todas las lenguas. Entendemos el inglés de Shakespeare, el ruso de Mayakoski. Volamos. Hay personas que solo se vinculan con la literatura por medio del robo. Conozco tipos que nunca han abierto un libro, pero que saben su valor en el mercado. Alicia y yo no, nosotros somos lectores. Alicia es mi lectora favorita.

3

full-Frontera San Diego - Tijuana -Estoy en la sala de un departamento, el sofá tiene sobre sí cinco pilas de libros; a un lado de la mesa se encuentran dos cajas con libros. Habrá alrededor de 250 libros. Todavía tienen empaque, lo que indica que son libros nuevos. El anfitrión me ofrece café y porro. Acepto ambos. Me pasa un libro, luego otro. Al final tengo cinco libros que compraré por menos de la mitad de su precio. El anfitrión me ha ofrecido un precio especial, le caigo bien. Es mi ladrón, pienso, este cabrón es mi personaje. Adrián, no es su nombre pero así le diré, ha venido desde la Patagonia, textual, robando libros a través de todo el continente. Su siguiente punto de contacto será Tijuana, para después entrar a los EEUU por San Diego. Me pregunta por carreteras y librerías, Los Ángeles, San Francisco. El precio especial que me ha dado responde a mi agenda de amigos. Quiere contactos en Tijuana y San Diego, yo se los paso, lo recomiendo, le explico sobre caminos, transporte. Solo una vez lo han pillado, me confiesa. Imagino: un comando de gafes entra por las ventanas, arrojan bombas de humo, exigen que nos entreguemos. Adrián toma un libro y lee velozmente algún párrafo, cambia de libro, ninguno de los dos funciona. Nos atrincheramos en el cuarto de baño, alcanzamos a meter cinco libro. Sabemos que uno de ellos nos sacará del embrollo. Tomo el libro de El mago, de César Aira. Entonces aparecemos en un congreso de magos, en Panamá. Nos presentamos ante un grupo de impresores que beben alrededor de una mesa, nos presento porque Adrián todavía no puede recobrar el aliento. Somos escritores negros, el jefe de los impresores nos pide que nos sentemos, nos ofrece ron, ríe. Parece que tenemos un negocio.

4

Sueño un nuevo método para leer Rayuela, por medio de un mecanismo, se omiten verbos o sustantivos o preposiciones, a veces cualquier palabra o a letras. El resultado nada tiene que ver con la Rayuela de Julio Cortázar, sino que cada lector hace lee escribe su propia Rayuela. Cuando despierto anoto cuidadosamente la combinación, el código también podría servir para abrir una caja fuerte. La primera instrucción que debo seguir, de acuerdo con el sueño, es ir a la librería más cercana y robarme Rayuela. Tengo necesariamente que robarla, no vale tenerla o comprarla, el ejemplar tiene que ser producto del hurto ladronesco. Me pongo mis zapatos de ladrón, mi pantalón de ladrón, incluso mi americana de ladrón y mis lentes de ladrón hasta parecer un verdadero ladrón. Camino a la librería, entro, la dependienta me reconoce, lo sé por que su mirada salta. Tiene frente a sí a un ladrón. Mi habilidad de robar contra su habilidad de cuidar que nadie robe. Al final salimos empatados, robo, sí, pero no Rayuela, sino La invención de Morel. Ella sabía que mi objetivo era Rayuela y cuidó que no lo lograra. Un poco triste, o amargado, camino a casa con el libro de Bioy bajo el brazo. Otra vez será, pienso. Me quito el disfraz de ladrón, abro La invención de Morel, leo. Cuando lo termino, esa misma tarde, deposito el libro junto a sus hermanos, las otras invenciones de Morel, el libro que quizás más he robado en la vida, mi libro favorito.

5

Divina Comedia¿Qué pasaría si una noche llega hasta tu puerta un sujeto y te entrega La divina Comedia y te dice «he robado este libro para ti»? Una tarde conocí a Laura, o Clementina o Graciela, no es su nombre, pero guardo su identidad secreta. Laura, romana, de Roma, traía consigo una Divina Comedia en italiano, una edición lujosísima. La había robado para mí. Es decir, la había robado para mí aunque no sabía precisamente que era para mí hasta que me vio en el aeropuerto. Yo había acudido al aeropuerto a recoger a Catalina Rivolta. Laura no era ni Catalina ni Rivolta. Laura Gucci, se presentó. Mi nombre es Edgar Khonde. Caminamos. Antes de salir, me dijo lo de la Divina Comedia y me dio los tres tomos. En realidad acepté caminar con ella por sus ojos azules. Nunca, que yo recuerde, alguien con ojos azules había mostrado interés en mí. Salimos de la terminal rumbo a casa. Pasamos cuatro días sin salir de mi departamento, mi mal italiano y su mal español se entendían. También se entendieron nuestras bocas y nuestras manos. Al quinto día, ella salió. Yo tomé su libreta de viaje, descubrí algo escrito en italiano que traduzco al español: «Laura llega al aeropuerto y un sujeto la recoge. Salen no sin antes entregarle el paquete. La Divina Comedia, un ejemplar raro que tiene repetidas las palabras página por página, todas las palabras es una sola palabra, todas son iguales, solo un lector audaz podría darse cuenta de ello.» Abrí la Divina Comedia, leí. Aparentemente era una Divina Comedia como cualquier otra, una edición de lujo sí, pero nada especial. Toda la tarde y parte de la noche revisé los tomos. Cuando Laura llegó, me descubrió. Le dije que su Divina Comedia no me parecía especial, con el comentario advirtió que había leído su libro de viajes.

6

Laura ordenó: tomar un libro, dejarlo abandonado en cualquier lugar, esperar a que alguien lo tomará, seguir al portador del libro. Anotar su dirección, averiguar su nombre, profesión. Tratar de relacionar el contenido del libro con el lector. El 80% de las veces te darás cuenta que lector y libro no guardan relación alguna y que el lector no modificará ni un ápice su vida después de haber leído el libro. El 95% de las veces te darás cuenta que la lectura no crea ni buenas ni malas personas, que los libros no eligen a sus lectores, el lector elige qué lee. El 100% de las veces te darás cuenta que la literatura no transforma al mundo y que bien podría no existir la palabra escrita ni la tradición oral en la historia. ¿Y a qué viene todo esto Laura? Laura cayó. Yo por supuesto no hice lo del libro. Laura se fue de mi departamento dos semanas después. Me acordé de «el 90% de las veces el lector solo lee las primeras páginas de un libro, incapaz de seguir o de abandonar, incapaz de rendirse o de tomar otro libro, la literatura lo ha capturado, lo ha convertido en una estatua, en un personaje».

7

porta-anillos-con-un-libro-antiguoAdrián me explica infinitas técnicas de robar, la más elegante es la de salirse con el libro en mano, bajo el argumento que tú ya lo llevabas. Adrián no se percata, pero todo lo que dice, sus movimientos, expresiones, los anoto mentalmente, él da vida a mi personaje. Le digo: imagina que un día hay un campo de entrenamiento para ladrones de libros. Prefiere ignorarme, sonríe. Parece que tienes el argumento de una novela loco, dice. En broma o no, lo tengo, se llama Los ladrones. Versa sobre ladrones de libros, como la continuación de Les vols. La única manera de que no se roben un libro es que no lo vendan, ¿cierto? O que lo regalen o que sea de libre circulación como el aire. Adrián prende un porro. Me pasa otro libro de Aira. En ese libro Aira escribe de un escritor que vende manuscritos inéditos, y apócrifos, de un tal César Aira. Un día un ladrón de libros roba uno de esos manuscritos, el ladrón por curiosidad, porque no conoce al autor, le echa una ojeada al manuscrito. En el manuscrito César Aira escribe que hay ladrones de libros que solo se vinculan a la literatura robando libros, como el ladrón que roba un manuscrito, como quien escribe sobre ese ladrón y sobre César Aira y sobre el escritor que se hace pasar por César Aira. Levanto la mirada mientras Adrián me sigue charlando sobre el argumento de la nueva novela de Aira. Pregunto, al aire ¿Aira está escribiendo sobre nosotros en este instante? Adrián sonríe, tal vez, ¿por qué no? Entonces estas anotaciones acaban cuando el lector del blog pone sus ojos en estas líneas finales, se pregunta quién es Aira y tal vez lo guglea. Tal vez luego busque un libro de él. El lector de blogs, por supuesto, también ha sido escrito por Aira, tal vez Aira es Dios o su hijo, o un dios juguetón que cuenta la historia de la humanidad, pero quién sabe.

Edgar Khonde

Twitter: @edgarkhonde

 

Visita nuestra página: Corredor Cultural NarvArte

 

 

Mándanos un mensaje:


Escritora argentina viaja en letras a México Por Liza Di Georgina

Adriana Lis MaggioA dos años de haber estado en Ciudad Juárez por primera vez, Adriana Lis Maggio regresa al norte de México para presentar en el Museo Infantil de la Rodadora su más reciente obra literaria “Viajar en Beso”, la cual da una perspectiva de amor y felicidad sobre los niños con capacidades diferentes.

Adriana Lis Maggio 1La presentación se llevó a cabo al mismo tiempo en lenguaje de señas para que los pequeños con discapacidad auditiva pudieran disfrutar del cuento. Además, se inauguró la muestra pictórica ““Proyecto de Mar” que es una serie de 18 grabados originales de la ilustradora argentina Dini Calderón, los cuales forman parte de la obra incluida en el libro del mismo nombre que pertenece a la escritora Adriana Lis Maggio y que se presentará en la galería de arte infantil de la Rodadora. El evento fue el cierre de la gira binacional de Maggio que pasó por Las Vegas, Nevada; Phoenix, Arizona y El Paso, Texas; bajo el auspicio de Di Georgina editorial, para culminar en presentaciones en colegios de Juárez cómo Campbell School, Adela Cornejo, Yamané y la primara Aurora Reyes Flores, antes de volver a Argentina.

Adriana Lis Maggio 2Adriana Lis Maggio es una escritora que siembra, que goza de ir por el mundo como si caminara entre surcos por donde deja la semilla de sus textos para que germinen y se queden en el alma de los lectores a los que toca; por lo que cuando fue invitada por parte de Digeorgina editorial para presentar su obra en Juárez, en junio del 2012, esta hada de las letras fue impermeable a cualquier mal presagio debido a la dura situación que la ciudad atravesaba en ese momento y se aventuró a recorrer la frontera.

viajar en besoEn aquel entonces, además de hacer diversas presentaciones, Adriana donó una colección completa de su obra para la biblioteca “Eduardo Romero” de la Asociación de Periodistas de Ciudad Juárez. Adriana es una reconocida escritora argentina que nació en Anguil, donde su padre era ferroviario. “Cuando era pequeña, recuerdo que no paraba de mirar las vías, el horizonte y soñar con viajes e inventar historias”, recuerda la autora, quien apenas aprendió a escribir le dio vida a su primer cuento “Cachito y yo”. Desde entonces no ha dejado de unir palabras y crear historias. La primera publicación de Maggio llegó cuando tenía tan sólo 16 años y fue elegida para participar en una Antología Nacional de Jóvenes Autores con dos poemas. Como buena escritora, una de sus pasiones es leer y dentro de sus autores favoritos se encuentran Julio Cortázar, María Elena Walsh, Marquez, Szymborska, Mario Benedetti, Pessoa y muchos más. Pero escribir, escribir para ella es la vida. “No podría vivir sin escribir. Es lo que más amo hacer. Me da gusto, me renueva, me libera, me calma… Escribo para mí y para compartirlo, para hacer amigos y amores, para disfrutar, para mejorar mi vida, para mejorar el mundo”, confiesa Adriana. Para Maggio sus principales motivaciones son las pequeñas cosas de la vida y le fascina internarse en el mundo de los niños donde abunda la inocencia, el juego, la curiosidad y el descubrimiento. Además de escritora, Adriana es editora.

 

Proyecto de marEn el 2009 creó ediciones Orillera, Adriana Lis Maggio su propia casa editorial a fin de seguir abriendo paso a sus textos en todo el mundo, aunque confiesa que no ha sido sencillo, pero son mayores los sueños que los retos. “Mi sueño es que mi trabajo se comparta con todo el mundo, que pequeños y grandes conozcan mis letras, las identifiquen, y se emocionen con ellas tanto como yo”, comenta Adriana. Adriana es periodista y profesora de carrera, escritora por vocación, tallerista literaria, editora y promotora de lectura por pasión. Ha sido acreedora a diversos premios internacionales como el de la Editorial Sigmar en el 2012 que le ganó la publicación de su novela infantil “Septiembre” y del Certamen TwitterRelatos 2012 de la organización las “Abuelas de Plaza de Mayo” por su microrelato “Intuición Femenina”. Las publicaciones de Adriana Lis Maggio incluyen cuentos infantiles, poesía infantil y para adultos, así como narrativa, sus libros editados son “Pajaritos en la cabeza”, “La Pampa Canta y Cuenta”, “Escri-Viendo en La Pampa”, “Caramelos Sueltos”, “Menta”, “Mundo Bolita”, “La Casa de la Esquina”, “Minúsculas”, “Septiembre”, “Proyecto de Mar” y “Viajar en Beso”.

Liza Di Georgina

 

Conoce a las personas que periódicamente contribuyen a la construcción del Rincón del Arte y Cultura

 

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte

 

Mándanos un mensaje:

Bandas sonoras de películas que nunca has visto por Edgar Khonde

sueñosEn mis sueños nunca me he descubierto escribiendo, ignoro la razón, pero he reconstruido varios de ellos con la escritura. Tengo dos libros ideados a partir de mi bitácora onírica. Es cierto que no he transcrito los sueños tal cual de la bitácora a la literatura, sino que les he dado un tratamiento dirigido al lector. Los sueños se han transformado en experiencias literarias, retratos narrativos de la escritura para que que cualquiera pueda enfrentarlos y descifrarlos. Hay sueños que no he soñado todavía. Hay sueños que sería imposible que soñara, porque carezco del contexto, o el mundo no puede ofrecerme el escenario pertinente. Hay sueños que no están en mi bitácora y que sin embargo figuran en forma de literatura en ese par de libros; son sueños que he tenido que imaginarme.

 

En 1994 se publico París en el siglo XX, novela en donde la gente vive obsesionada con el dinero y artilugios tecnológicos, escrita por Jules Verne, el mismo visionario que imaginó el viaje al fondo marino y el viaje a la luna -su relato tiene una coincidencias asombrosas con la llegada del hombre a la Luna-. Verne creó a partir de sus conocimientos científicos unos artefactos capaces de bordear la tierra por aire y mar, luego dibujó el carácter de sus personajes, las situaciones posibles a las que se enfrentarían, los escenarios que encontrarían. Creó todo para presentar al mundo la única cosa que era capaz de sostener: su literatura.

 

Time Worshippers es el título de una película enclavada entre la ciencia ficción y la fantasía; su argumento contempla la existencia de un extraño planeta donde aterriza un objeto, cuando los habitantes se percatan envían una expedición para comprender lo que ha caído del cielo. La cosa es que Time Worshippers es una película inexistente, aunque la dirija Piotr Kessler y haya sido filmada en 1980 en República Checa. El cartel de la película es dominado por una carátula de reloj, y debajo del mismo se aprecian unos seres multiformes parecidos a insectos.

 

Orphan TracksConocí a Orphan Tracks a partir de un artículo que me fue encargado por una revista musical que cuenta con una sección de música para películas. Orphan cuenta con más de cien bandas sonoras. Han musicalizado películas de terror, acción, fantasía, eróticas, de suspense, etcétera. En la página aparece el título de cada película, el cartel promocional, una breve ficha y reseña de cada filme. Nada, nada, nada existe, salvo una cosa: el soundtrack. Los creadores de este universo ficticio son Manuel Sanz y Óscar Chamorro. Músicos de profesión, españoles. Con una actitud totalmente demente.

 

No dejo de maravillarme con Orphan Tracks. Contemplar la construcción de una realidad alterna en donde ciertos filmes son posibles solo para que sus bandas sonoras existan es volver a Jules Verne y sus viajes extraordinarios.

 

Construir una posibilidad es por otra parte, más allá de una realidad alterna, una forma de intervenir sobre nuestra propia línea temporal. Alguien podría a partir de ello, proponerse filmar esas historias, al fin y al cabo, la música ya existe.

 

Liga de Orphan Tracks:

http://orphantracks.blogspot.mx/

 

Edgar Khonde

Twitter: @edgarkhonde

 

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte

 

 

Mándanos un mensaje: