Un movimiento es un proceso por Edgar Khonde

Ayotzinapa somos todosHay procesos que son ineludibles. El poema de Borges de «Las causas», cuenta de la necesidad del transcurso de la historia para que las manos se encuentren. Todo, desde el ordenado paraíso hasta el rey ajusticiado por el hacha, colaboran verso con verso para que dos o cinco o diez -o tal vez medio millón de personas- confluyan en un trayecto que se reúne en el Zócalo de la Ciudad de México. La cosa es que los muchos hierros y los escasos aciertos, llevan a una sociedad hacia un adelante que se había convertido en quietud y marasmo.

Zapatiztas 1910Hace cien años, otra sociedad civil tomaba el Zócalo. Zapatistas y Vilistas, recorrían la aún pequeña ciudad a caballo. En 1914 México fue gobernado por el Estado emanado de la Convención de Aguascalientes que enarbolaba el Plan de Ayala. Corto periodo en la historia mexicana, pero ejemplo que hay que traer a la memoria: ya los mexicanos de a pie tuvieron el Zócalo, ya tiraron una vez al Estado dictatorial, ya refundaron -o lo intentaron con grandes posibilidades de éxito- el pacto social.

El estado actual del Estado no dista mucho del panista que gobernó dos periodos presidenciales ni del priísta anterior a éste. Todos se parecen porque administran desigualdad e injusticia y ninguno tiene intenciones de erigirse como un gobierno verdadero: Un gobierno al servicio de la ciudadanía.

ya me canseHace falta reconocerse humano, es decir, acercarse al otro, para entender que dentro de los procesos sociales -y económicos y culturales- se tienen que cumplir expectativas por el bien común. Una sociedad egoísta tiende a derrumbarse, un Estado que prima al individuo sobre el colectivo está obligado a desaparecer. Los hechos históricos de esta nación no han acontecido para que el PRI gobierne o para que Enrique Peña sea presidente, ni para que un cártel se convierta en el dueño de estas tierras. La historia de esta comunidad -el pueblo mexicano-, ha sido necesaria para que exista un país con su gente, para que cada individuo se sienta seguro y tenga el ánimo de colaborar en la construcción del futuro. El Ejército Libertador del Sur y la División del Norte no se dispusieron a batallar para que una cúpula reine -la historia tiene memoria, este su centenario la Ciudad de México fue de la gente-, sino para que México ofrezca bienestar a toda aquella persona que viva o transite por su territorio.

El camino está ahí, en descifrar la tiniebla, el camino es descifrarlo. Nos han orillado a la reconstrucción de lo social porque precisamente habíamos estado rechazando tomar esa responsabilidad. Si concebimos que las cosas han sucedido para encontrarnos, para darnos la mano, puede no ser tan duro, -aunque el hecho trágico, irresoluble, la muerte, lo y la que nos gobierna cumpla su testimonio, nos lo recuerde siempre-. Porque las causas para reconocernos han sido tan funestas -El naipe del tahúr. El oro ávido.-, como bellas: Las formas de la nube en el desierto. Cada arabesco del calidoscopio. Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña.

Edgar Khonde

Twitter: @edgarkhonde

 

Visita nuestra página: Corredor Cultural NarvArte

 

 

Mándanos un mensaje:


Anuncios

Intilari, cafebrería libre de estrés Por Carolina Muñoz

Aunque la Ciudad de México se caracteriza por ser una estridente urbe llena de caos y tensión, en la colonia Narvarte se esconde un confortable sitio cuyo propósito es crear una atmósfera libre de estrés. Por medio de musicoterapia, café orgánico, libros de desarrollo humano y diversos cursos, Intilari busca que las personas dediquen un tiempo para sí mismas y así descubrir su interior.

Librería Intilari

Intilari es un proyecto que surgió en Guadalajara como un centro de sanación emocional, pero desde hace poco más de un año logró extenderse a la Ciudad de México. En un inicio era sólo una librería, con la particularidad de contar con material – minuciosamente seleccionado por los fundadores – especializado en temas de desarrollo humano, psicología, programación neurolingüística, medicina alternativa y diversas corrientes espirituales como el zen, el budismo, el hinduismo y el taoísmo; pero con el paso del tiempo, al lugar se incorporó una cafetería, se confinó un área para la impartición de cursos y talleres y al material de lectura se han agregado narrativas y novelas.

Libreria Intilari precios 2Si bien en el Distrito Federal existen diversas cafebrerías, la peculiaridad de ésta es el ambiente de tranquilidad que se genera por medio de la musicoterapia: al entrar al local ubicado en el número 1305 de la calle Morena entre Monte Alban y Mitla en la col. Narvarte teléfono 5535 1710, de inmediato el bullicio citadino cambia por armoniosas sinfonías y ritmos que liberan de la tensión, ya sea mientras se deleita un café orgánico – mezcla proveniente de Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Colombia – o bien, uno de los platillos que se ofrecen en la carta.

IntilariIntilari es una palabra quechua compuesta (inti = sol, lari = resplandeciente) que significa “sol naciente” y tal como su nombre lo indica, este espacio busca que las personas resplandezcan mediante su desarrollo interior, por ello, los talleres que ofrecen están orientados a la sanación emocional, la amplitud de conciencia, la eliminación de bloqueos mentales u otra situación conflictiva de acuerdo a las necesidades de las personas; entre las terapias que se han impartido están las de meditación, de sanación, de autoestima, de respiración terapéutica (que se realiza cada dos meses de acuerdo a la demanda de los clientes) e incluso, masajes.

Libreria Intilari cursosOtro de los cursos con los que cuentan son los de idioma: actualmente se imparte inglés, alemán, árabe y francés con maestros nativos por medio de un convenio con “Tierra de lenguas”; éstos se pueden tomar en grupos y de acuerdo al nivel y necesidad de la gente.

Además, próximamente en coordinación con el Corredor Cultural NarvArte se planea impartir un curso de mudras, consistente en cómo desarrollar el interior a través de la expresión física, trabajo con la mente así como el manejo de la energía corporal.

Librería intilari 2Más que un establecimiento de café y libros, para algunos vecinos de la colonia Narvarte, Intilari se ha convertido en una especie de ágora, una zona de encuentro con personas, que aunque posiblemente vivan a una corta distancia, no habían tenido la oportunidad de conocerse.

Para no perderte ninguna novedad de Intilari síguelos en Facebook o date una vuelta por el local, seguro algo te sorprenderá.

Al visitar a Intilari pide que te agreguen a la lista de amigas y amigos del Corredor Cultural NarvArte para que puedas acceder a distintas promociones.

Carolina Muñoz

Twitter: @CarolinaMunhern

Visita nuestra página: Corredor Cultural NarvArte

 

Mándanos un mensaje: