Votar o no Votar ese es el dilema por Carlos Dorado

votar-6Siempre que se aproxima una elección nos preguntamos, ¿vale la pena votar? Incluso antes de conocer quiénes son los candidatos que van a contender. Yo, al igual que millones de personas estamos hartos de la cantidad de políticos que sólo llenan sus bolsillos y viven del erario público. Quisiera pensar que existe un partido político que nos pueda garantizar que sus candidatas y candidatos son honestos, incorruptibles, que realmente van a buscar representar y luchar por los intereses del país; pero esto no existe.

IFE INELa primera vez que participe activamente en una campaña política fue en 1994; cuando tenía escasos 4 años de haber nacido el Instituto Federal Electoral (IFE) encabezado por José Woldenberg, para mí la mejor época del IFE. Hoy tenemos el INE Instituto Nacional Electoral del cual tengo mis reservas, respecto a la necesidad de que sólo un Instituto controle las elecciones en todo el país. Sin embargo antes del IFE hoy INE no se tenía confianza en la legalidad de las elecciones, hoy gracias a que las ciudadanas y ciudadanos se vuelven parte activa en contar y vigilar las elecciones, podemos tener una mayor certeza al ejercer nuestro voto.Incluso el modelo de nuestro instituto electoral ha servido en varios países como Irak.

pobrezaTenemos un país con más de 60 millones de pobres, cifra que aumenta cada sexenio. En la lucha contra el narcotráfico o crimen organizado existe un cifra de más de 150 mil muertos, y no lo escribo con exactitud porque además no existen datos fidedignos al respecto. Hay más de 22 mil desaparecidos y día a día se suman más. Hoy México es un país más corrupto y menos transparente;la corrupción nos cuesta 1.5 billones de pesos al año,equivalente a todas las ventas de PEMEX o el pago de toda la burocracia del país en un año.

Tristemente y aunque nos duela aceptarlo también somos responsables en cierta medida de que estemos en estas condiciones. Pensamos que la política sólo la deben de ejercen los políticos. Que el único lugar para realizar actividades políticas es en los partidos. Creemos que al ir a votar cumplimos con México y hasta ahí llega nuestra participación política. En muchas ocasiones criticamos a las personas que alzan la voz y se manifiestan por alguna situación de injusticia; sin conocer a fondo los motivos por los que lo hacen. Muchos están convencidos de que las cosas no van a cambiar y que no podemos hacer nada. Llegamos a la urna electoral a votar por el menos peor, sin darnos el tiempo necesario de conocer más de las y los candidatos. Otros están convencidos de seguir a alguien con los ojos cerrados sin cuestionar, por tradición, ser parte del voto corporativo, complicidad, ignorancia incluso por creer ciegamente en un líder. Le damos más peso a las promesas y palabras que al final se las lleva el viento, que a los hechos y las acciones de los políticos. Y como cereza del pastel innumerables personas les creen a los noticieros oficiales, que se han vuelto el principal socio de una clase política que solo vigila por sus intereses.

Pareja-pensandoSi crees que México está mal déjame decirte que tenemos posibilidades de que las cosas empeoren.

La política se refleja y afecta en cada una de nuestras actividades cotidianas. La política pública así como la elaboración o modificación de leyes, nos afecta o beneficia; el costo de la ropa, la canasta básica, el sueldo mínimo, costo de la luz, gas, gasolina, la educación, los servicios públicos, seguridad pública en todo, hasta en nuestra diversión familiar. Todo esto forma parte de nuestra calidad de vida. Tanto así que una mala política pública o pésimo desarrollo de nuestra burocracia afecta nuestro núcleo familiar y social. Un ejemplo claro lo vemos en los estados con altos índices de violencia y crimen organizado. Antes en muchos lugares en las tardes las personas acostumbraban a sacar sus sillas, a la puerta de su casa a disfrutar del fresco; hoy en día es cosa del pasado gracias a la inseguridad, como en mi hermoso Sinaloa. En muchas ciudades se han cerrado negocios para evitar pagar derecho de piso al crimen organizado, afectando la economía local. Todo esto y más gracias a la complicidad de muchos de nuestros políticos.

Al parecer no nos hemos dado cuenta que la indiferencia que nos causa hablar y saber sobre la política, solo le beneficia a las y los políticos corruptos. Muchos prefieren vivir en una capsula de fantasía y no aceptación de la realidad. A veces me cuesta trabajo entender, como es posible que la revista Forbs haya publicado la siguiente lista con las 10 personas más corruptas del país y sigan sin enfrentar la justicia por sus actos:

Elbha ester gordillo1.- Elba Esther Gordillo. Ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), acusada en febrero pasado de malversar 200 millones de dólares provenientes del gremio docente. Dentro de sus inmuebles, destaca una casa de 4.7 millones de dólares de Coronado Cayos.

Carlos Romero Deschams2.- Carlos Romero Deschams. El líder del sindicato petrolero y miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha sido vinculado a tráfico de influencias. Su hija Paulina Deschamps aparece en fotos publicadas en Facebook en viajes alrededor del mundo en aviones, yates y restaurantes de lujo, en compañía de sus tres perros Keiko, BoliMorgancita.

Raul Salinas3.- Raúl Salinas de Gortari. El hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari es, en parte, responsable de destruir el legado de éste como mandatario al convertirse en símbolo de la corrupción y la impunidad. Tras haber estado 10 años en prisión, Raúl fue absuelto en 2005 y en julio de este año un juez lo exoneró de la carga fiscal que tenía pendiente y ordenó le fueran devueltos sus bienes

genaro-garcia-luna-4.- Genaro García Luna. Ex secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón se caracterizó por el exceso en el gasto público, en su gestión la dependencia registró el mayor presupuesto que se le ha asignado a esa dependencia y que usó para la autopromoción y el abuso de poder.

granier-gobernador5.- Andrés Granier Melo. El ex gobernador de Tabasco, del PRI, fue detenido por cargos de corrupción, malversación de fondos, evasión de impuestos y lavado de dinero. El ex gobernador se jactó de poseer 400 pares de zapatos, 300 trajes y 1000 camisas.

tomas-yarrington6.- Tomás Yarrington. El ex gobernador de Tamaulipas fue acusado en Texas de nexos con el crimen organizado y lavado de dinero, además, es presuntamente responsable de recibir grandes sobornos de grupos del narcotráfico, especialmente del Cártel del Golfo.

Humberto Moreira7.- Humberto Moreira. El ex gobernador de Coahuila sumió al estado en una profunda crisis financiera, la deuda estatal se elevó considerablemente hasta superar los 36,000 millones de pesos. Debido al escándalo, Moreira tuvo que dimitir. Su sucesor, el gobernador interino, Jorge Torres López fue acusado de conspiración para lavar dinero y otros delitos en Texas.

Fidel_Herrera_Beltrán8.- Fidel Herrera. Ex gobernador de Veracruz. Durante su administración  las actividades del cártel de Los Zetas prosperaron. La versión sobre supuestos nexos entre Herrera y ese grupo delictivo surgieron cuando un agente del FBI afirmó que Francisco Colorado Cessa, un contratista de Pemex, actuó como intermediario entre Herrera y los Zetas, a fin de que dejara actuar libremente a éstos.

Arturo_Montiel9.- Arturo Montiel. El ex gobernador del Estado de México por el PRI está acusado por su ex esposa, MaudiVersini, de secuestrar a sus tres hijos, a pesar de que la primera cuenta con la custodia. Montiel se retiró de la carrera presidencial de 2005 tras las denuncias de las mansiones millonarias y transacciones bancarias en México y Francia. Actualmente, no está bajo ninguna investigación en su contra.

Sota-Alejandra10.- Alejandra Sota. Ex vocera del ex presidente Felipe Calderón, es investigada por presunta malversación de fondos y tráfico de influencias. Además, es sospechosa de haber beneficiado a amigos con contratos de gobierno.

Como podemos ver en la lista hay personas de diferentes afiliaciones partidistas, en el PRD también podemos sin ningún problema realizar una serie de señalamientos a políticos corruptos, basta ver el actuar de los delegados en el Distrito Federal. Ningún partido se salva incluso los partidos pequeños como el Partido del Trabajo, un ejemplo: en el estado de Sinaloa impusieron a su dirigente estatal al señor Leobardo Alcántara Martínez quien a pesar de ser acusado del mal manejo de los recursos de ese partido por sus militantes, hoy goza de una diputación local; con el apoyo del líder vitalicio y dueño de ese partido el señor Alberto Anaya.

Partidos políticos 1Al hacer un análisis del nivel de corrupción de los partidos políticos ninguno, desafortunadamente goza de confiabilidad, incluyendo los que participaran por primera vez en las próximas elecciones; puesto que están formado por personas que salieron de otros partidos políticos.

Aunque después de leer la información anterior pareciera que ya todo está perdido; que ya no se puede hacer nada ante este escenario tan desolador, no es así. En mi trabajo como consultor independiente para campañas políticas he tenido la oportunidad de trabajar casi para todos los partidos políticos. En donde me encontré con personas valiosas y comprometidas con causas sociales, con el país; esto por lo menos a mí, me ha dado la esperanza de que no todo esté perdido. Desafortunadamente no todas estas personas han tenido o tendrán la oportunidad de llegar a  algún cargo de elección popular.

Partidos políticos 2Cuando iniciamos el diseño de una campaña y sus estrategias estudiamos diferentes factores y números; el voto blando, voto duro, voto corporativo, los primeros votantes, voto de castigo, etc. Aquí es donde viene la importancia de considerar ejercer nuestro voto. Anular nuestro voto, dejándolo en blanco, escribiendo en él alguna leyenda o simplemente no votar solo beneficia a los partidos políticos; debido al “Voto Duro” el cual explicare más adelante. Nuestras leyes no contemplan la anulación de una elección ni que se vuelva a realizar, si se cuenta un determinado número de votos nulos o abstencionismo mayor, al número de votos realizados. Por ejemplo, si en una casilla solo asiste un votante y vota, esa persona decide quien llegara al cargo de elección que se está decidiendo. Aunque los partidos políticos no nos representen y no simpaticemos con los candidatos, las cosas son así. El sistema político de representación es simple: gana quien obtiene más votos directos en las urnas.

Sabemos que hoy en día los partidos políticos no tienen mecanismos confiables para elegir a sus candidatos, únicamente buscan personas que les puedan asegurar ganar la elección, sin importar quienes son, si estos tienen relación con el crimen organizado; lo importante es que le dé un beneficio al partido y no a la ciudadanía. Un caso reciente que ha estado en el escándalo internacional es el del ex Alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez –acusado de privación ilegal de la libertad, homicidio y delincuencia organizada– uno de los principales responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Antes de ser candidato se sabía que tenía nexos con el crimen organizado. Aun así llego a la presidencia municipal.

El voto duro; un revés para la conformación de un México sin corrupción y violencia

De acuerdo con datos del Instituto Nacional Electoral (INE), el abstencionismo y anulación del voto ha crecido en las últimas elecciones.

Por ejemplo, en la elección presidencial de 1994, el porcentaje de participación fue de 77.16 por ciento del padrón; para la elección de 2006 sólo participó el 58.55 por ciento. En la elección de 2012, hubo un repunte con el 63.08 por ciento, pero también ese año se registró la mayor cantidad de votos nulos que ha habido en las últimas cuatro elecciones presidenciales: un millón 236 mil 857. Por consecuencia quienes ganan no cuentan con una representatividad real.

Votar o no votarSe le llama voto duro a los votantes que sin importar quién sea el candidato, votaran por un partido político determinado. Para darnos una idea en 2011 con base en los datos emitidos por el Registro Nacional de Miembros del PAN, el instituto político contaba con 1 millón 795,033 militantes. Mientras que el PRD -hasta el corte de junio del mismo año- tenia  1 millón 672,517 militantes. En el caso del PRI no se tiene un padrón de militancia, pero las estimaciones de su voto duro superan los 9 millones.

Este voto duro saldrá a votar y decidir sobre casi 120 millones de personas. Y aunque entiendo perfectamente que no votar o anular el voto pueda ser un símbolo de dignidad, repudio, desaprobación del gobierno y de no sentirse representado por ningún partido político; se que no servirá de nada, ganara el voto duro en el país. Tendremos los representantes que ellos decidan.

Como mexicanas y mexicanos tenemos la responsabilidad de mejorar nuestro país. Necesitamos tener una participación política más activa. Investigar por nuestra cuenta un poco de las y los candidatos que proponen los partidos políticos. Recuerda que es indispensable que nos den a conocer: 1.- La declaración patrimonial 2.- Declaración de intereses y 3.- Declaración de impuestos

Iniciemos campañas ciudadanas para instrumentar mecanismos que avalen y le den un respaldo legal al número de votos nulos. Empoderemos a los ciudadanos y quitémosle poder a los partidos políticos.

Carlos Dorado

lorddorado@gmail.com

Twiter: @Carlosdorados

https://www.facebook.com/dorado.carlos 

AQUÍ Puedes Conocer a las personas que periódicamente contribuyen a la construcción del Rincón del Arte y Cultura

Conoce nuestra página Corredor Cultural NarvArte

Mándanos un mensaje:

Anuncios

“Tres formas de no morir asesinado en una balacera y una bala de goma” por Edgar Khonde

Balacera vía públicaEn 2013 se registró un homicidio cada hora. 10 mil 95 homicidios durante todo el año. La violencia, como enfermedad social, le cuesta a México entre el 8 y el 15% del PIB. Hace algunas noches frente a mi casa se desató un enfrentamiento entre pandillas; no vivo en el norte del país ni en los convulsionados Michoacán y Guerrero, vivo en la ciudad de México. Asombrosa y afortunadamente ningún disparo hizo tino. Cuando la policía llegó junto con ambulancias no encontró heridos. Yo estaba asomado desde mi quinto piso observando el transcurso de la pequeña guerra.

 1

 Comía en un restaurante en Zacatecas en donde me encontraba de vacaciones, las mesas del lugar eran de color café y las sillas estaban tapizadas con imitación de piel en color rojo. Las paredes del lugar eran rojas, blancas y ocre, y fungían de espacio galería. Cada cuadro enmarcaba un estilo diferente, le pregunté al mesero si la obra expuesta pertenecía a un solo autor, era colectiva, o era la colección del establecimiento, pero no me supo responder. En cambio, lo noté nervioso. De inmediato lo llamó el barténder. De golpe subió el volumen de la música con que amenizaban la hora de la comida, la música era griega o turca o balcánica. Más tarde escuché sirenas. En la acera de enfrente del comercio se estacionaron dos camionetas negras y una ambulancia. Las camionetas tenían distintivos de policía federal. Le pregunté al mesero qué había pasado. En voz baja me dijo que hace rato había habido una balacera. Qué tanto rato, dije. Hace rato cuando usted me preguntó por las pinturas. Al día siguiente más menos me informé que por esa avenida habían perseguido a un fulano y le habían metido una decena de tiros, el fulano alcanzó a responder con otros tantos, sus rivales huyeron. En la acera tendido bocabajo fue recogido por los federales. Mientras yo preguntaba por los cuadros, sin escuchar los tiros, absorto y puede que ensimismado.

 2

Marco Fonz A Marco Fonz lo conocí por medio de Tonatihu Mercado, que me lo presentó en una feria del libro. Antes, lo había visto en una reunión de la AEM en La pirámide. No conozco su obra. Lo más cerca que estuve de él fue a través de una discusión vía correo que llegaba a una lista de yahoo entre posiciones burocráticas, trincheras poéticas y éticas estéticas. En esa discusión percibí que Marco era un apasionado de las discusiones; luego presencié alguna otra disputa en foros de escritores donde él siempre estaba al ataque. No tengo una opinión de él, ni me corresponde.

 De alguna forma pienso que asistimos al suicidio de Marco vía facebook, como otros usuarios, el poeta transmitía su pena en directo (un mensaje que circuló en inbox solicitaba ayuda para impedir que Fonz cumpliera su autosentencia). Una muerte en facebook es más real. El mejor ejemplo del poder de la red social lo otorga el fenómeno del pánico en el oriente del DF cuando rumor a rumor se esparció que La Familia Michoacana estaba quemando comercios y tomando prisioneros. O el reciente caso de la nota de una joven anarquista que supuestamente habría sido asesinada en un paraje boscoso, y que resultó un fake. No había hordas de narcotraficantes y sicarios tomando al DF (no como hordas), y tampoco la joven anarquista existía (su perfil fue tomado de una mujer chilena, incluidas fotografías, de otra red social para crear la falsa noticia). Los feisbuqueros sostuvieron la veracidad de ambos hechos solo porque estaba en facebook.

 Marco Fonz renunció a participar de las cifras de decesos causados por el ambiente de violencia que se vive en México, y prefirió como escenario el sur más austral que pudo encontrar. Aunque para que no olvidáramos que él también es mexicano, nos tuiteó algo así como: oigan, me estoy muriendo. Todas nuestras muertes serán tuiteadas cuando alguien envíe un tuit que diga: van 150mil asesinados entre el sexenio pasado y el vigente.

 3

pandillas Viví en una colonia en el poniente de la ciudad, alrededor de un año. En un lapso de tres meses la pandilla de mi colonia y la pandilla de la colonia vecina enfrentaron sus venganzas a través de la ley del talión. En doce semanas fueron asesinados seis jóvenes de mi colonia y seis jóvenes de la otra colonia. Cada asesinato fue repetición del anterior. El primero, un chico menor de edad camina de su casa a la tienda de la esquina y de un automóvil en movimiento recibe una ráfaga. Su nombre es Víctor Hugo y lo conozco porque él y sus hermanos comandan a la pandilla local. En las semanas siguientes sus dos hermanos también serán rafagueados. Al cabo de esa ruleta rusa territorial, interviene la policía y detiene a algunos miembros de ambas pandillas. Los que no son detenidos huyen al norte del país y al sur de los Estados Unidos. De todas esas muertes solo una es anunciada en el periódico, en La Prensa (el periódico que dice lo que otros callan). Me pregunto si los otros once cuentan para las estadísticas judiciales o del INEGI; o como se supone que en el D.F., no hay crimen organizado, entonces no hay muertes por violencia, no hay baleados, no hay ajustes de cuentas, no hay ciudadanos, no hay siquiera gente.

 4

 No leí a José Emilio en la secundaria ni en la preparatoria. Hay dos instantes que me revelan su literatura. El primero es una librería de viejo sobre Donceles donde laboré tres meses. El segundo es la barra de la cocina de Nora. Leí Las batallas en mis ratos libres del trabajo, que eran varios. Y lo saqué de ahí al menos tres veces, no recuerdo en cuánto lo vendí. A Nora le gustaba José Emilio. Y tenía un par de libros de él en la barra de su cocina. En mi cabeza los nombres de Pacheco y Nora son indisolubles.

 En el tuiter leo versos del poeta que son posteados por sus lectores. Me imagino que con capturas de pantalla podrían reconfigurarse sus poemas. Los versos son arrancados de sus textos originales y vertidos en lo efímero de la time line. Leo a @baronesarampant que dice: «Si se van los poetas ¿Quién acariciará el mundo?» Se van los poetas y se van sus palabras, se van las palabras que no tuvieron tiempo de acuñar, porque las que están en los libros se quedan y permanecen en la memoria del lector. Pienso en cuántas de sus palabras extrañaremos y qué orden repetiremos en la memoria para no olvidar sus versos. Tuitea otra vez @baronesarampant: «Que se mueran los poetas es casi una señal del apocalipsis. Se nos mueren las palabras, las más bellas de ellas.»

 Cada que se muere un escritor, o un representante de una disciplina artística, y la gente lo lamenta y llora, me digo lo mismo, lo más natural de la vida es la muerte. Máxime cuando quien muere rebasa los 60 años, cosa que se me hace antinatural. No soy de esos que lamentan el deceso de alguien viejo; celebro que hayan vivido, que hayan estado en el mundo de la manera en que lo hicieron. Celebro que José Emilio no haya sido alcanzado en una balacera por un tiro cuando era niño o joven como tanta gente en el norte del país. Celebro sus letras y espero que descanse en paz en el desierto que no conocemos que es lo eterno, y que no haya sido asesinado en las batallas que se dan en los desiertos de este país donde cada vez estamos más solos.

 5

mujer-sicaria Sicarear o sicariar, ¿cómo se conjuga el verbo que se desprende del sustantivo sicario? Leo un artículo sobre sicarias: mujeres jóvenes que son reclutadas para asesinar. Nuevas femmes fatales con acento norteño. Las chicas que caminan en zancos, por fin es desvelada mi duda, ¿quiénes eran aquellas chicas que veía en distintos puntos de ciudades y poblados norteños con características particulares que parecían invisibles para los demás nortenativos? En el articulo entrevistan a tres mujeres jóvenes (y no jóvenas) que purgan sentencia por haber sido asesinas, sicarias, que trabajaban sicareando para cárteles y bacrims de la frontera. Sus ráfagas también cuentan dentro de las números de esta guerra. Una de ellas dice que como sicarias son diferentes a los sicarios porque la mujer piensa antes de actuar y el hombre solo actúa. De repente me da por pensar que sus asesinatos son más reflexivos, y puede ser que menos violentos.

 6

 Reviso el catálogo de Editorial Foc para elegir los libros que reseñaré, me he comprometido con tres reseñas. En la sección de lírica veo el nombre de Sergio Loo y su libro Sus labios brazos en mi boca rodando. Lo escojo y le envío el correo a Anuar Zúñiga para que me envíe el archivo del poemario.

 En uno de los festivales del Chilango Andaluz me presentaron a Sergio Loo. Coincidí luego con él en otros lugares vinculados al quehacer de la literatura. Compartimos amigos, algunos espacios, pero solo nos saludábamos, supongo que reconociéndonos.

 En la mañana enciendo la computadora, reviso tuiter y facebook, un camino de pésames va recorriendo el time line. Sergio era muy joven y estaba condenado. El hecho me impacta, me deja en silencios. No está bien que tan pronto haya tantos poetas muertos. Pacheco, Fonz, Gelman, Loo. Pienso que lo de Loo fue lo mas injusto, pero no alcanzo a explicarme porqué valoro que las otras muertes son más justas, o no tan injustas.

 «Su cuerpo no era lo importante», dice Loo en el poema del mismo título, de su libro Sus labios brazos en mi boca rodando. Que el cuerpo no sea lo importante es un grave consuelo para el que no puede poseer el otro; para quienes no veremos más a Loo es igual de grave y por eso lo sentimos. Más adelante, el poema IV, dice «Recuéstate          cierra los ojos para que con los ojos cerrados dormido te calque y no conozcas nunca los atónitos rostros de la gente que de ahora en adelante al verte se preguntará por la veracidad de tu gravitacional dulzura». Recostado Loo en la tierra del mundo, se pasea con sus palabras y letras, dulce pero ya no asido a la gravedad, sino como al enunciar los sonidos del habla, volátil.

 Cuando muere un poeta se hace deíctico, porque aunque no se tenga una referencia física de él, sus versos van para siempre unidos a su persona. En ese sentido la forma de estar de Loo, ahora que no lo vemos, es las palabras que nos deja.

 7

manifestacion Cuando veo las imágenes en video de las protestas ciudadanas en contra el proceder del Estado en México, pienso en la épica. Una vez en la Facultad de Filosofía y Letras en clase de Literatura Medieval (no recuerdo si ese era el nombre exacto de la asignatura) pensé que para volver a escribir poemas épicos tendría que recurrir al pasado. Pensé que no nos quedaba ninguna épica para contar. Pero erré. La nueva épica estaba siendo contada a través de los corridos; y un tipo de épica en específico, estaba narrada en los narcocorridos: una narcoépica.

 La batalla que sostiene la ciudadanía en contra de un Estado totalitario que busca someter la opinión pública, también podría enmarcarse dentro de una épica. No todo es Age of empires. Podemos contar de héroes y tiranos, de vencedores y vencidos, escribiendo poemas octosílabos acerca del 1º de diciembre de 2012. El día que Kuykendall recibió un impacto con bala de goma y que posteriormente, más de un año después, ocasionó su muerte. Kuykendall fue ejecutado extrajudicialmente por el Estado. Los responsables responden a los nombres de Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera.

 Kuykendall suscribió la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Era compañero de los zapatistas, porque ellos entre sí responden al nombre de: compañero. El poder en el gobierno aparte de asesinar a los civiles económica y socialmente, emplea sus fuerzas para desarticular a la sociedad organizada, y en simulacros de enfrentamientos utiliza tanquetas, gases lacrimógenos, toletes y balas de goma para someter la indignación de las personas. Kuykendal murió porque el gobierno así lo dispuso. El Estado es el invasor que pretende conquistar la libertad, voluntad y fuerza de una masa de ciudadanos que aparentemente no responden a estos choques eléctricos disfrazados de balas de plomo.

 PS

 -Cada año que transcurre puede ser resumido un menos de 140 caracteres: «2013, 10mil 95 homicidios #México»; «2014  ? homicidios #México».

 -Cuando un poeta muere pienso que es como si nos pasara rozando una bala, que tal vez eso habrán sentido los zapatistas con el asesinato de Kuykendall. Tal vez eso sintamos todos en un rincón de nuestra mente cada que asistimos a la plana de un periódico o un noticiario que informan sobre un nuevo asesinato producto de esta guerra. Porque la poesía poesía y la gente es más importante que la poesía. La muerte de los poetas beneficia a las editoriales. La poesía no importa. Como dice el poeta Javier Raya: «(…) el que exista una industria cultural pues te hace creer que lo que haces es muy importante, pero si te pones a pensarlo y desapareciera todo lo que hiciste, todo lo que se supone que has hecho, el mundo no cambiaría mucho, nadie se daría cuenta, menos en poesía».

-Una vez en una manifestación vi un #tuitcallejero que decía: «cada muerte es un fin del mundo». Y sí, todas las mañanas asistimos a fines del mundo, y eso duele.

Edgar Khonde

@edgarkhonde

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte