José y María, ¿padres de un semidiós, de un hombre o del Hijo de Dios? por Martha Leticia Martínez de León

maria-jose-jesusHablar de Cristianismo, en cualquiera de las ramas de nuestra fe, es tener como punto central a Jesús, “es el hijo de Dios”, se nos dice desde nuestros primeros años de vida y de fe, además de tener como centro de los dogmas de fe, (así es en el catolicismo) la Encarnación.

El evangelio de san Mateo, nos narra en el capítulo 1 18 -24.

El nacimiento de Jesús, el Mesías, fue así: su madre María estaba prometida a José y, antes de vivir juntos, resultó que esperaba un hijo por la acción del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió separase de ella en secreto. Después de tomar esta decisión, el ángel del Señor se le apareció en sueño y le dijo:

-José, hijo de David, no temas aceptar a María como tu esposa, pues el hijo que espera viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había anunciado el Señor por el profeta:

“La virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán por nombre Emmanuel (Dios con nosotros)”.

Cuando José despertó del sueño hizo lo que el ángel del Señor, le había mandado: recibió a su esposa y sin tener relaciones conyugales, ella dio a luz un hijo, al que puso por nombre Jesús.

El evangelio de Lucas, narra en el capítulo 1, 26-38

anunciacionAl sexto mes, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret a una joven desposada con un hombre llamado José, de la descendencia de David; el nombre de la joven era María. El ángel entró donde estaba María y le dijo:

-Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo. Al oír estás palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué significaba tal saludo. El ángel le dijo:

-No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor, concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. El será grande, será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará al trono de David, su padre, reinará sobre la descendencia de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin.

María dijo al ángel.

-¿Cómo será esto, pues no tengo relaciones con ningún hombre?

El ángel le contestó:

El Espíritu vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que va a nacer será santo y se llamará Hijo de Dios. Mira, tu pariente Isabel, también ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que todos tenían por estéril porque para Dios nada hay imposible.

María dijo:

-Aquí está la esclava del Señor, que me suceda como dices.

Y el ángel se alejó.

Lo narrado anteriormente tiene elementos clave que son importantes para lo que desarrollaré a continuación.

Se nos dice, que Jesús, nació de una mujer virgen la cual sin protestar aceptó a la petición de Dios de ser madre de su hijo y de igual  manera que José, guardó silencio ante las palabras del ángel.

A este encuentro se le ha nombrado la Encarnación, siendo, una de las grandes bases del cristianismo, pero, la Encarnación tiene otro significado más importante más allá de si María tuvo relaciones o no con José para que naciera Jesús.

María en su advocación de los Dolores, por Sassoferrato.

María en su advocación de los Dolores, por Sassoferrato.

Virgen, en su significado antiguo, significa mujer verde, es decir, aquella niña que aún no tiene su menstruación, y teniendo también el adjetivo de doncella. Es claro que para la cultura de oriente, el valor de la sexualidad tiene otra connotación muy distinta a como la percibimos en Occidente, y es desde el significado de oriente que se tiene que tomar el mensaje de la virginidad de María para encontrar un sentido profundo a la Encarnación.

En primer lugar debemos de situarnos en la religión de José y de María, ellos eran judíos, y para un judío el ciclo de la vida desarrollado a partir de la herencia y de los hijos tiene un sentido muy importante y trascendental, así que para un judío que una mujer tuviera relaciones no es causa de pecado, al contrario, significa continuar con la Creación de Dios, construyendo su mundo y continuando con el mandato divino de crecer y multiplicarse, dice el libro del Génesis 1, 28.

“Crezcan y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla”.

Ante este hecho, creo que el sentido de la Encarnación es otro, así mismo, podemos decir que la humanidad fue la más grande creación de Dios, y que ésta para cumplir con lo pedido con Dios, tiene que pasar por un proceso erótico donde los cuerpos del hombre y la mujer se unan para reproducirse, de igual manera es tan sagrada la humanidad que Dios se hizo hombre, a diferencia de otros dioses quienes se crean. El credo niceno-constantinopolitano dice:

Creemos (Creo) en un sólo Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Y en un sólo Señor JesucristoHijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: (Dios de Dios), luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado

Esto significa que si fue engendrado, tuvo que pasar por un proceso natural y hermoso como es la sexualidad humana. Decir que Jesús nació por obra del espíritu Santo, tiene, desde mi perspectiva teológica una relación más clara con la verdad y con el amor, porque eso es el Espíritu, el aliento de vida y verdad que Dios otorga al hombre para restituir la gracia y la falta de comunicación que existe entre la humanidad, la importancia de Jesús viene en su esencia no en la manera en la cual fue procreado.

Negar la sexualidad de María implica en primer lugar entorpecer algo extremadamente natural para el ser humano, implica hacer a un lado el hecho de que Dios se hizo hombre y sobre todo hace a Jesucristo un semidiós.

zeusSi hacemos una comparación con las civilizaciones de alrededor podemos percibir que los dioses se creaban a sí mismos, con algunas cualidades humanas, incluso con la muerte, pero no se engendraban, por ejemplo, los dioses griegos, Zeus, a diferencia de Yahvé, es un dios que simula ser un semental,  un dios que no pide permiso y toma a cualquier mujer mortal que le gusta convirtiéndose en cisne, lluvia, etc., así se crean los semidioses de manera externa a la sexualidad, es una manera de decir que un dios no puede mezclarse de una manera humana con un(a) mortal, a diferencia de estos, el Dios padre de los judíos, se hace hombre, enaltece su propia creación y a diferencia de Zeus manda a un ángel a preguntarle a María si está dispuesta a ser la madre de su hijo, en este punto, el Dios Yahvé, renueva el valor de la mujer al tomarla en cuenta, la enaltece, por eso se le nombra segunda Eva, porque a través de María la mujer se enaltece como parte fundamental de la creación, “así como por Eva entró la muerte, así con María entra la vida nueva”.

Entonces, si Dios decidió hacerse hombre, fue para vivir el proceso natural de toda persona, se encarna en María pero a través del amor entre María y José, cumple el mismo ciclo que cualquiera de nosotros, pensar que Dios toma a María sin el acto sexual, nos llevaría a decir que  Dios actúa de la misma manera que Zeus, Jesús se convertiría en un Hércules o en un Prometeo, seguiría la misma línea que los otros dioses, tomar sin preguntar, jerarquizarse, ¿cuál sería el sentido de un Dios hecho hombre que actúa de la misma manera que los otros dioses?, ante esto, creo que la Encarnación va por otro sentido.

Una de las preguntas claves y necesarias son, ¿por qué se tiene tanta condena a la sexualidad?, ¿cambiaría en algo decir que María y José tuvieron relaciones para tener un hijo? ¿Acaso este acto no es un acto sagrado de amor y de verdad, ¿acaso no somos la más grande creación?

Al hacerse Dios palabra y carne se hace completamente humano porque vive, siente, tiene la vida que cualquier persona, porque al hacerse Él hombre da un valor fundamental a la creación, da una respuesta a las otras civilizaciones donde los dioses creaban a los hombres para divertirse y para que fueran sus sirvientes, como lo es la creación del hombre por Marduk, donde la humanidad se convierte en un servil a disposición de las deidades.

Para mí, las palabras claves de la Encarnación, tanto expuestas como ocultas son las siguientes: Carne, sexo, erotismo, silencio, Padres, virginidad, misterio, concebir, acto y por lógica Encarnación. Veamos su significado etimológico:

*Carne: del latín caro, del griego sarx, y kreas: tiene las siguientes divisiones; en cuanto a una parte fundamental del cuerpo del hombre así como aquello que incita a la lascivia. De esta manera se puede entender la separación que se utiliza teológicamente entre sarx, que es carne en cuanto a cuerpo y en oposición a todos los demás elementos del cuerpo que no lo son, es decir que son órganos, huesos, sangre, etc.; somá, que significa cuerpo y kreas* que significa carne utilizada para comer, de esta manera, se deja ver que la diferencia entre sarx y kreas es que la primera habla de una carne que es libre y la segunda de una carne creada para morir.

* Tomado del análisis de la “Encarnación”, de Mariano Arnal.

*Erotismo: tiene su origen en el griego, dividiéndose en dos raíces: eros, amor deseo y el sufijo ismo el cual designa un acto.

*Sexo: del latín sexus, y del verbo secare, es decir cortar,  y se refiere simplemente a la división de los dos géneros de los cuales está conformada la humanidad: macho-hembra, mujer-hombre.

*Silencio: del latín, silentium el cual deriva del verbo silere, es decir, estar callado.

Web. Diccionario Etimológico

* Padres (padre-madre): del latín, pater y del latín vulgar, matre.

*Virgen: del latín virgo, en ocasiones se le relaciona con  virere/viridior, que significa ponerse verde, o con vir de hombre. Relacionado con el primer término, san Isidoro, relaciona este término con una edad verde, es decir, la niñez y lo une a virago, que nos lleva a la mujer que aún no siente pasión sexual.

*Web. Diccionario Etimológico

* Misterio: del griego mysterión, que tiene su raíz en mystis, del cual el latín toma para formar la palabra mysterium, cuyo significado en su origen es “iniciado”, tomando siglos después el significado de oculto, secreto, desconocido. Antiguamente hablar de Misterio, era relacionarlo con una religión cuyas verdades sobrepasaban la realidad.

*Concebir: del latín concipere, es decir, tomar enteramente, contener, se forma del prefijo con, que significa unión, junto, reunido y del verbo capere, agarrar o coger.

* Acto: del latín, actus, el cual deriva del supino actum, del verbo agere, es decir llevar a cabo.

* Encarnación: del latín incarnatio, dividiendo el prefijo in como dentro de y carnatioque compone de caro  carne y el sufijo tio, es decir ción, acción y efecto. En cuestiones religiosas tiene relación en cuanto a meterse en la carne, como lo hizo Jesús.

*Web. Diccionario Etimológico

Después de entender el significado y el origen de estas palabras es importante contraponer este al significado que se tiene en oriente. Es importante reconocer que los conceptos para cada una de estas culturas son diferentes, esto ha ocasionado diversas trasgresiones y daños a la comprensión de la vida de Jesús.

El hecho de que Jesús se haya encarnado, tiene un mensaje claro donde se da respuesta a las antiguas civilizaciones donde el ser humano había sido creado para diversión y sometimiento de los caprichos de los dioses quienes elegían a sus favoritos o dejaban morir a aquellos que no alcanzaban su voluntad, en cambio el Dios de Jesús, se encarna, se introduce en la carne del ser humano y se hace su semejante, no al revés, este hecho derrumba lo dicho por las civilizaciones anteriores.

Jesús para hacerse hombre tuvo que pasar por un proceso natural donde después de nueve meses de embarazo, María da a luz, lo amamanta, lo alimenta y lo protege como cualquier madre a sus hijos, José, lo protege, le enseña a trabajar, a conocer su religión, aprenderla y respetarla, así Jesús crece en un ambiente completamente humano, porque fue un humano, fue un hombre lleno de la palabra de Dios, que supo interpretar su mensaje y que cada día luchó y aprendió a interpretar y compartir lo necesario para vivir en el mundo a través de la armonía.

Decir que Jesús, nació por obra del Espíritu Santo, es desde mi parecer teológico porque fue engendrado con amor, con deseo, porque fue consagrado a Dios y al bien, a la lucha, decir que no paso por un proceso natural es como dije anteriormente hacerlo un semidiós, y si esto fuese así ¿qué caso tiene la Encarnación, qué sentido tiene decir que Dios se hace hombre, para qué sirve este concepto, no es como engañarnos a nosotros mismos?

Sé que lo anteriormente dicho es causa de anatema, incluso en mi propia religión católica estaría descomulgada por faltar a las verdades de fe, pero, ¿qué tan válido es no ser claros y hablar con la verdad, por qué no explicar que ésta manera de interpretación es un género literario, qué motiva a seguir enfrascando la religión en estos conceptos y dogmas? El dogma de la Encarnación es hermoso, pero tiene un sentido profundo que va más allá de si María tuvo o no relaciones sexuales, ¿ el hecho de que Dios se encarna no tendría que ser, un acto maravilloso para enaltecer el don de la sexualidad que Dios nos da, acaso no al hacerse hombre Dios le da un sentido de fe, amor y devuelve un valor a la sexualidad que se había perdido en las otras religiones, donde la mujer era catalogada como un objeto de los deseos tanto de los hombres como de los dioses?, ¿no tendríamos que valorar nuestra sexualidad y nuestro cuerpo a partir de este encuentro maravilloso que nos hace hijos de Dios?

Lo narrado en los capítulos de los evangelios de san Mateo y san Lucas, no condenan la sexualidad, desde mi punto de vista la enaltecen al grado de lo sagrado, tanto que Dios pasó por ese maravillosos proceso para hacerse uno de nosotros, pero cuál es la razón por la cual, en occidente especialmente se le condena, qué miedos esconde la humanidad dentro de sí misma para juzgar un acto natural tan pleno y lleno de sabiduría divina.

artepinturaadanyeva01Desde mi punto de vista el hombre de occidente ha sido vencido por su miedo e inevitablemente por su doble moral, se protege de sí mismo y al hacerlo se esconde del mismo Dios, como lo hizo Adán y Eva al percibirse desnudos, somos carne, estamos hechos de ella y de la unión de dos cuerpos que sienten placer, gozo y que tienen frente a sí mismos un instante de verdad en el momento del coito y de encuentro con Dios, ¿por qué condenarlo, por qué hacer de un acto divino un enjuiciamiento?, no sería mejor hablar de un dogma de fe a la sexualidad donde ésta al ser enaltecida provoque que tanto el hombre y la mujer se valoren como seres completamente creados a imagen y semejanza de Dios, como seres que son tan divinos que el propio Dios se hizo uno de ellos cuando estos ya existían? ¿En qué hace diferente a María decir que no tuvo relaciones, con este hecho no se le niega su propia humanidad? ¿Por qué decir que estuvo libre de pecado? ¿La sexualidad es un pecado? no, no lo es, es un acto divino y como este debe ser tomando.

Es preciso decir que lo que nos hace sentirnos cercanos a Jesús es saber que fue un ser humano como nosotros, que tuvo deseos, miedo, carencias, preocupaciones, decir que no pasó por el proceso natural para ser engendrado nos pondría enfrente a un semidios el cual intentó vivir como hombre, sería asimilarlo a Prometeo, ¿qué nos dice este mito?

*En un tiempo en el que existían sólo los dioses, sin  las especies mortales. Llegó el tiempo el cual el destino pronuncio su génesis, por lo cual fueron creados  de la unión de la tierra con el fuego, al terminar Prometeo y Epimeteo fueron enviados a repartir dones y facultades que los ayudarían a sobrevivir y a defenderse, de igual manera los vistió para protegerlos del frío, del calor, se les marcó su alimento algunos se alimentarían de plantas para nutrirse y ser alimento de otros animales, fue así que Epimeteo gasto los dones y facultades con los animales dejando a la humanidad sin protección, al llegar Prometeo percibe la desigualdad, al no tener como salvar y proteger a la especie humana roba a Hefesto y a Atenea la sabiduría del fuego y de las artes, obsequiándoselas al hombre y a la mujer, pero al mismo tiempo recibe la sabiduría para conservar la vida que sólo le pertenecían a Zeus, ante esto los hombres comienzan a asemejarse a los dioses, ante esto y su falta de conciencia Zeus envía a Hermes para que otorgue a la humanidad pudor y justicia, la cual fue repartida a todos para beneficio de la humanidad.

 * cf. El mito de Prometeo, del diálogo Protágoras de Platón.

 

Si leemos este texto con calma y en paralelismo, podemos decir que Prometeo salvó al hombre, se sacrificó por éste para protegerlo de la misma manera que Jesús entregó su vida por nosotros, la diferencia es que éste era un titán, y Jesús un hombre como nosotros.

Es así como el dogma de fe de la Encarnación, no aleja a Jesús de ser hijo de Dios y como bien lo dice este dogma de fe, fue hombre y esto requiere todo un proceso natural, por lo cual María y José fueron padres de un hombre, hijo de Dios porque fue engendrado con amor, y con el deseo de ser un ser humano en toda la extensión de la palabra, que nos enseñó la manera de amar a Dios, a través de nuestro propio cuerpo y del otro.

Para concluir puedo decir que el evangelio de Mateo y de Lucas son un ejemplo claro del valor de la sexualidad, del cuerpo y de lo que somos como seres humanos al ser engendrados como Hijos de Dios.

  Martha Leticia Martínez de León… Silencio

facebook: Martha Leticia Martínez de León (Silencio)

http://erotismo-misticaysilencio.blogspot.mx/

Visita nuestra página Corredor Cultural NarvArte
Mándanos un mensaje:

Anuncios

EL CUERPO: ¿TEMPLO DE DIOS, CÁRCEL DEL ALMA O UN PRETEXTO PARA EL SOMETIMIENTO Y LA SUMISIÓN?

EL CUERPO: ¿TEMPLO DE DIOS, CÁRCEL DEL ALMA O UN PRETEXTO PARA EL SOMETIMIENTO Y LA SUMISIÓN?

Martha Leticia Martínez de León

pareja_desnudaEtimológicamente, el vocablo “cuerpo” viene del latín corpus y se refiere a la figura humana, particularmente el tronco y a un conjunto de sistemas independientes que juntos forman uno principal, pero estos no se refieren únicamente a los que nos hacen  vivir, sino a los sistemas de pensamiento, creencias  y a un sistema que hace al ser humano ser una triada en sí mismo: cuerpo, alma y espíritu.

El cuerpo, principalmente es todo objeto material independiente de nosotros y que  habita en un espacio, también es lo que da extensión y masa al humano quien está formado por espíritu y alma, pero esta triada no es aceptada como una totalidad en si misma. Para los griegos, la Patrística y la Época Medieval el cuerpo era visto desde dos perspectivas

1-     Como un elemento del humano

2-     Como una expresión entre dos principios (Aristóteles interpretado por Santo Tomás).

El cuerpo, para muchos era una mezcla de los elementos (agua, tierra, aire y fuego), para otros, como Pitágoras, el ser humano tiene dos formas distintas que se vislumbran en la materia que surge de la tierra y en el alma que tiene su procedencia en lo cósmico, de esta manera, el cuerpo se convierte en un lugar donde el alma llegará para poder alcanzar la muerte.

Pero llega Platón, con un pensamiento donde expone que el cuerpo y el alma son contrarios, donde el cuerpo es mortal y el alma inmortal, por lo mismo, el cuerpo aferrado a lo terrenal tiene deseos decadentes que no permiten expander el alma, el cuerpo la aprisiona y la condena a su concupiscencia, frente a este pensamiento llega el de Aristóteles, donde el cuerpo se convierte en un accidente y el alma en el acto, formando unidos una sola sustancia. Para Aristóteles, el cuerpo no es una prisión porque a pesar de ser diferentes al ensamblarse forman un ser.  Desgraciadamente el platonismo venció y dañó la manera de captar la unidad de cuerpo-alma y espíritu, y digo esta palabra, desgraciadamente, porque el pensamiento platónico desarrollado por san Agustín provoca que en el proceso del cristianismo se condene al cuerpo y con ella su sexualidad, como lo veremos más adelante.

DesnudaLa Época Medieval, estuvo impregnada de la ideología platónica, así vinieron mártires, y condenas donde el cuerpo tenía que ser castigado por sentir deseos y pasiones, donde se crearon instrumentos para someter al cuerpo como el silicio donde el falo que proyectaba una erección era castigado con clavos o instrumentos punzantes, de igual manera se interpretaron fundamentalmente palabras del evangelio como “si una parte de tu cuerpo te impide llegar a Dios, córtatela”, lo cual llevó a Orígenes (185-254) a castrarse.

Con Descartes (1596-1650), el cuerpo y el alma vuelven a ser una unión accidental pero que a la vez se complementan a través del pensamiento, es decir, que para René Descartes el alma se encuentra en el yo pienso porque es a través del pensamiento donde el ser humano se percibe como una esencia, pero esto no significa que el cuerpo se ensamble al alma sino que se convierte en un instrumento del alma, ya no una cárcel, es decir, el cuerpo es sólo un objeto que perjudica al alma.

Después vienen  Malebranche, Kant, Schelling, Hegel etc., para ellos, en esta dualidad entra el Espíritu para hacer una triada perfecta, la cual corresponde a la visión que tenían civilizaciones antiguas de sus dioses, así para estos pensadores el espíritu es lo que acerca el cuerpo a la realidad y lo que comunica al cuerpo con el alma.

Pero, ¿por qué todo este delirio de persecución contra el cuerpo?, ¿acaso mi cuerpo no soy yo de la misma manera que mi espíritu soy yo al darme fuerza y al tiempo que mi alma soy yo porque él será al final de la vida lo que la experiencia del cuerpo y del espíritu dejan en ella para llegar a Dios?, pero, ¿dónde queda Dios en todo este desarrollo de pensamientos?

¿El problema de la percepción del cuerpo tendrá que ver con un problema etimológico? Veamos un poco que es el cuerpo para los antiguos hebreos  y para la humanidad que sigue el pensamiento de los evangelistas.

Hombre desnudoEn el hebreo antiguo la palabra cuerpo no existe, la más cercana es el vocablo “basar” que significa “carne”  que vendría siendo un sinónimo de soma “cuerpo” no “sarx” que significa “carne,” a diferencia de este vocablo que tiene que ver con el significado literal, la palabra “basar –carne” hace referencia al cuerpo como persona humana no como un ente creado de tejidos y músculos significado de sarx”, la Biblia de los LXX traduce basar por soma en referencia a aquello que cumple una unidad con “nefes” es decir con el alma, aquello que da vitalidad, no en el sentido de lo contrario al cuerpo.

 Esto significa que para un hebreo el ser humano es una unidad recordando lo dicho en el libro del Génesis (2,7) “Yahvé modeló al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente”,  el cual al morir se divide, así el cuerpo se hace polvo, el alma una con Dios y el espíritu una sombra en el lugar de los muertos.

Es importante decir que para los antiguos, el Sheol, no es un infierno, ya que esta idea es más tardía, el lugar de los muertos es eso, un lugar donde se dirige el espíritu del hombre-mujer que acaba de morir, no es un castigo sino un proceso de vida, es un lugar similar al Xilbaba Maya o al Mictlán. Es hasta el judaísmo primitivo que se da sentido a la Gehena (Geena en hebreo) como un tipo de infierno.

Es tiempo después cuando el pueblo hebreo es desterrado a Babilonia donde surgen algunas ideas sobre la resurrección de la carne, como lo deja ver el libro de Ezequiel 37, 1-14, principalmente cuando dice: “cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de ellas, oh pueblo mío infundiré mi espíritu sobre vosotros y viviréis”. Es con la influencia griega  entre los siglos III-I a.C., que  llegan los primeros juicios sobre el comportamiento del cuerpo y tiempo después se relaciona al cuerpo con la sexualidad y la lujuria.  En el Nuevo Testamento  los evangelistas mencionan al  cuerpo como sinónimo de persona y como cadáver (ptoma), pero para resaltar que la vida del hombre tiene un sentido más allá de lo biológico. Es con san Pablo donde el cuerpo adquiere un sentido sexual, pero a pesar de esto no separa, sino que especifica: “el hombre no posee un cuerpo sino que es cuerpo”, es decir,  que es uno con el alma, por eso el pecado es tan grave porque es un acto cometido por el cuerpo que no sólo lo daña a él sino a toda la persona. Dos siglos después de Cristo, los gnósticos fundamentalizan este concepto y hacen al cuerpo el culpable de todo pecado.

Pero el cuerpo es algo más fuerte que todo lo dicho anteriormente, el cuerpo es el instrumento de nuestra experiencia, donde nuestros sentidos alcanzan y perciben el mundo y donde nuestra alma se expande para encontrar la trascendencia. El alma, el espíritu y el cuerpo son una triada convertida en unidad, una analogía de la Trinidad.

Muestra  Desnudo

Es así como tenemos dos conceptos: el cuerpo como un templo donde Dios se realiza en la persona, donde habla con él, donde invita al hombre a enaltecerse, a comprender su unión divina con su parte humana,  y donde la semejanza, es decir el libre albedrío y el conocimiento se hacen presentes; conceptos que han quedado a un lado a causa del segundo concepto: el cuerpo como una prisión que tanto ha servido a los gobiernos y a la Iglesia para someter.

En la Iglesia católica, san Agustín, es un padre de la Iglesia que se enaltece y al cual se le considera uno de los más grandes teólogos, pero también es un hombre que quizá a causa de su época desarrollo una teología que da muerte a una parte esencial del cristianismo. El cuerpo no puede ser culpable de nada, ni puede ser la causa de la muerte del alma, la Iglesia católica en base al pensamiento agustiniano que cristianizó a Platón ha olvidado que el fundamento central de la teología fundamental es que “Dios se hizo hombre” y esta humanidad en Jesús, no viene separada de lo que cualquier humano vive, porque entonces el adopcionismo, como lo señala Teodoto el curtidor en el año 190 d. C.,  tendría un sentido claro en la vida de Jesús.

La humanidad se crea a través de la sexualidad, y esta se siente a través del cuerpo. El deseo del cuerpo no puede encarcelar al alma, al contrario, lo libera.  La Iglesia tiene como uno de los grandes dogmas la Encarnación, pero crea este dogma a partir de una teología cristiana, y parece intentar borrar que Jesús, María y José  no fueron cristianos sino judíos y para un judío la procreación es una parte fundamental para continuar la creación.  ¿Qué intereses se esconden bajo esta dogmática?

mujer desnuda en la oscuridadSe nos dice que Dios se hizo hombre, que se engendró no se creó, esto es una respuesta tanto a la cultura griega donde Zeus tomaba a la mortal que le gustaba sin aviso, acto que creaba  un semidios y responde también a diversas teologías consideradas como herejías, así el dios cristiano no toma, pregunta a María quien responde con un fiat, es decir un sí, pero  el Espíritu de Dios toma a María a través de José porque si no fuese así, Jesús seria un ser creado  y no engendrado y no sería un hombre, sino un semidios similar a Hércules y convertiría su historia humana en mitología.

Tengo claro que este análisis me lleva al anatema, pero la pregunta clara es por qué algo tan natural y hermoso como el nacimiento de un niño que en este caso fue Jesús es considerado por la Iglesia como un pensamiento prohibido, como algo inaudito, la Iglesia parece querer olvidar que Dios considera al ser humano como su más grande creación y que puso hombre y mujer juntos para que poblaran la tierra, que al encarnarse está divinizando todo lo que en sí mismo lleva la humanidad. Benedicto XVI en su encíclica “Deus carita est” dice: “El hombre es mitad sexualidad, mitad espíritu no puede ser uno, es una mezcla de ambos” ¿entonces, que motivos llevan al magisterio a continuar con ideas irreales?

María, la madre de Jesús fue una mujer judía, que según las costumbres, se desposaban a los 13 -14 años, edad virgen porque era “una mujer verde” es decir, una niña que todavía no tenía su menstruación”. María se desposa con José y lo lógico según la tradición judía es que haya tenido hijos, y según la tradición judía es posible que Jesús se haya casado”, esto no se cuenta en los evangelios porque para la época era algo lógico, los Evangelios narran lo trascendente de la vida de Jesús que fueron sus enseñanzas y estás no pierden su importancia y mensaje si lo dicho anteriormente fuese cierto,  se olvida que la vida de Jesús es una utopía que nos enseña una forma de vida no una religión, que nos enseñó a ser libres y a no callar ante las injusticias y actitudes del Sanedrín y no a agachar la cabeza y a aceptar sin reclamo y reflexión.

Ante esto la pregunta es ¿por qué condenar la unión de dos personas, por qué condenar la sexualidad?, ¿por qué considerar que un acto sexual es sinónimo de pecado?, se hace referencia a este con el primer pecado del hombre, pero el primer pecado del hombre narrado en el segundo capítulo del Génesis no es la lujuria sino la soberbia, porque la humanidad

 Quiere conocer lo que Dios conoce, toman el fruto del árbol del conocimiento, del bien y del mal, entonces se ha condenado al cuerpo a través de una mala interpretación.

La teología, la ciencia que estudia a Dios, es un claro ejemplo de la soberbia del ser humano, todos los teólogos pretendemos estudiar a Dios, su palabra, sus actos, e imponer nuestras ideas, este es el verdadero pecado, no la sexualidad.

La Biblia nos enseña que somos la más grande creación de Dios, que somos divinos,  que nuestra humanidad creada de cuerpo, alma hombre desnudoy espíritu es un lugar donde Dios se establece, donde Dios reposa, por eso debemos de actuar a través de la caridad, de la bondad, del amor, debemos de desechar de nuestro interior todo lo que nos afecte en nuestro desarrollo como personas, la envidia, la ira, etc., porque somos un templo, el lugar donde Dios reposa y guarda silencio para que nos realicemos, el cuerpo como triada es una analogía de la Trinidad, del padre porque fuimos engendrados en el amor de Dios, del Hijo porque compartimos la humanidad y del Espíritu porque buscamos regresar a Dios, el cuerpo nos dignifica y nos hace semejantes a Dios en cuanto a voluntad y  libertad a su imagen porque nos hace divinos.

El cuerpo no puede ser una cárcel como lo declara platón porque las decisiones del hombre se toman en unión con todo lo que el ser humano es en sí mismo.

Con el paso del tiempo el Estado y la Iglesia han tomado la filosofía platónica para  hacer al cuerpo culpable a través de la sexualidad, porque la falta de satisfacción de ésta guarda al humano en una especie de capullo donde sobrevive no vive, un capullo que lo hace sentirse culpable de lo que desea, de lo que siente, el ser humano ha aprendido a sentirse culpable de ser un humano, de sentir, pero esto lo frustra y no le permite desarrollarse, así esta culpa lo adormece y lo convierte en un ser sometido que se reprime, represión que se convertirá en violencia adormecida, así en un momento de guerra, el Estado tendrá un soldado listo para derramar sangre.

La teología católica tiene una gran extensión de ramas de estudio pero estas pueden percibirse de dos maneras las cuales toman el Nuevo Testamento (NT) en relación al Antiguo Testamento, la primera y la más utilizada es la desarrollada por san Agustín tomando el pensamiento de san Pablo y la filosofía platónica, así el humano es culpable de un Pecado Original que tuvo que realizarse porque si no la vida de Cristo no tendría sentido. El NT se apoya en el libro del Génesis y se adjudica al ser humano un pecado que lo juzga, castiga y lo vuelve culpable, pero por otro lado está la visión de Cristo en paralelismo con Job, ambos hombres justos que murieron por la injusticia, donde se pregunta porque un justo sufre cuando el injusto y malvado no.

Ante esto la pregunta es, ¿la vida de Cristo tiene que cobrar sentido en un pecado original, no basta la maldad y la injusticia que se vivía en esa época? ¿Por qué agregar a los sufrimientos del humano una culpa innecesaria, por qué no mostrar la otra parte donde el hombre se refleja en Cristo y este en Job? No sería un mayor beneficio para el ser humano hacerse día a día esta pregunta, ¿por qué el justo sufre? En lugar de condenar los deseos y percepciones  del cuerpo.

Los tres grandes estados de poder,  Gobierno, Iglesia y Ejército han encontrado en el cuerpo y más allá de las reflexiones platónicas, que hacer sentir a una persona culpable es la mejor arma para dominar, separar y adormecer.  Una persona que se siente culpable no puede disfrutar la vida, no permite evaluarse, cuestionarse y mucho menos sentirse, una persona que se desconoce a sí misma, desconoce al otro y por ende se convierte en un instrumento dócil y obediente que buscará todo lo que esté a su alcance para satisfacer su vacío, pero esta insatisfacción provoca violencia porque el hombre busca la fortaleza física que lo distrae y lo aleja de la reflexión interior y en la mujer promueve una culpa por ser hermosa, por su figura, por su voluptuosidad, en ambos casos se les priva de desarrollar plenamente su inteligencia y su libertad. Estos actos no tienen otro fin más que un dominio, porque si no fuese de esta manera el desarrollo de las enseñanzas de Cristo sería la invitación a cuestionarse sobre por qué existe la injusticia y en esta pregunta está implícito el concepto Templo de Dios.

pareja desnudaHagamos un paralelismo Templo de Dios – Cárcel del alma, es claro que si se nos enseñase que somos un Templo de Dios, y que no somos culpables de nada el desarrollo de la vida de la persona seria distinto, la visión de Dios sería otra, y no aquella con la que muchos(as) crecen y por lo  que odian a Dios “No quiero saber nada de Dios, toda mi niñez me sentí culpable, sentí que Dios me iba castigar” esta es una frase que no uno sino infinidad de personas expresan, pero esta frase no sólo es así de simple sino que en realidad frustra en muchos sentidos el desarrollo de una persona, sentir que lo que se desea y siente es cuestión de pecado y por ende de castigo encarcela, aprisiona, así el ser humano es prisionero en sí mismo siendo el custodio más cruel Dios a quien la Iglesia ha puesto en ese lugar no porque así lo sea, en cambio, la persona que crece con una idea de un Dios que creó al hombre a su imagen y semejanza, libre para decidir, un Dios que se hizo  hombre con un cuerpo símbolo de un santuario porque es perfecto, porque ahí se experimenta la vida y la fe y donde no hay culpa, la persona se desarrolla de una manera distinta, no hay temores, no hay miedo sino seguridad. Entonces hacer del cuerpo una cárcel tiene un sentido más allá de lo que Platón y otros grandes pensadores decían. En esta época podemos ver a cientos de peregrinos que se someten a sacrificios, flagelaciones, donde aceptan su miseria porque es parte de la culpa que tenemos, porque compartimos la Cruz y los sufrimientos de Jesús, pero esto es un instrumento de sumisión porque si se enseñase que somos un Templo de Dios, la persona sabría y reaccionaria ante su derecho de vivir con dignidad.

Es claro que el cuerpo no puede ser la cárcel del alma, porque ¿por qué razón Dios se haría hombre, para aprisionarse y después crucificarse? El hecho más claro de que el cuerpo es un Templo sagrado es que Dios se hizo carne, ¿acaso no el Cristianismo es una religión de carne, de cuerpo?, porque si no es así por qué la base central de la Revelación cristiana es la Encarnación.

Dios se engendra en el vientre de una mujer, y se hace hombre, en este acto dignifica a ambos, al hombre y a la mujer, y enseña que no hay separación entre alma, cuerpo y espíritu, así como tampoco hay separación entre emociones, actos y pensamientos. Todo esto que se divide en triadas es un reflejo de la Trinidad y todo esto que es el ser humano en sí mismo es al  mismo tiempo una unidad que no puede separarse.

Yo soy una mujer de religión católica pero que percibe al Cristianismo como una forma de vida, no como una religión, soy una teóloga dogmática, especializada en el pecado original, que ama ser mujer, que goza de su sexualidad y que disfruta de saber que Dios la creó con dignidad, inteligencia, libertad y no con culpa.

En resumen puedo decir que  considerar al cuerpo como una cárcel no sólo hace culpable al hombre sino que convierte a Dios en un verdugo y tira el concepto de imagen y semejanza, en cambio considerar al cuerpo como un Templo de Dios provoca en el interior de cada persona creyente o no creyente un estado de seguridad, de dignidad y de templanza.

Concluiré con  un poema de mi autoría con el cual intento resumir mi tema.

Mi cuerpo se parece al de María

María madre

María esposa

Virgen María.

Su alma no se parece a la mía

mujer lenta,

mujer puta,

mujer lenta

mente

puta.

El vacío de mi vientre no engendra vida y sangra

el vacío de su vientre engendró vida

y una corona de espinas lo desangra.

Busco a su Hijo:

un clavo en la pared detiene su cruz

tres clavos detienen su cuerpo en esa cruz.

Me impregno en su cuerpo

beso sus labios

palpo la perfección de sus ángulos

se lubrican mis muslos

cada clavo es un falo

mi clítoris murmura

la madera endurece mis senos

y me siento virgen-puta

virgen con sangre en vientre vacío

puta de cuatro labios humedecidos;

cierro mis ojos

me rezo

me rozo

Razono mi cuerpo

advierto mi cuerpo

me siento él y cambia a mujer

mujer en cruz

virgen-mujer dando a luz…

y regreso a un cuerpo  no tan virgen

no tan puta

mujer virgen porque los falos no hieren mi vientre

mujer puta porque los clavos me acechan

y el  no pecado me dice

que mi cuerpo se parece al de María:

María madre

maría esposa

virgen María.

 

Martha Leticia Martínez de León… Silencio

silenciodescalzodeagua@gmail.com

facebook: Martha Leticia Martínez de León (Silencio)     

http://erotismo-misticaysilencio.blogspot.mx/

 

Conoce a las personas que periódicamente contribuyen a la construcción del Rincón del Arte y Cultura

 

CRISTO CRUCIFICADO IMAGEN ERÓTICA DE LA VIDA Y LA MUERTE por Martha Leticia Martínez de León

CristianismoEn la actualidad el Cristianismo y particularmente el Católicismo, rama de mi estudio y de mi fe, pasa por momentos de una gran incoherencia, pero al mismo tiempo sobrevive gracias a la vida y unión de muchos hombres y mujeres que luchan día a día en el silencio, más allá de la fama y de la necesidad de plasmar dogmas y autoritarismos, despojando de todo creyente y no creyente la importancia de su reflexión sobre su fe y su manera de ver a su Dios.

En el desarrollo del Catolicismo la imagen de Cristo ha sido de suma importancia, tomado desde un símbolo de fe y de cercanía hasta un símbolo para recordar al hombre y mujer que son pecadores, que por la culpa original y por la culpa cotidiana Cristo fue crucificado.

Dentro de la teología católica la Crucificción de Cristo es analizada desde numerosos puntos de vista creando diversos tipos de teología de la Cruz siendo la más fuerte la desarrollada por san Pablo considerándola como:

– El amor gratuito y misericordioso de Dios

– La muerte de Cristo como entrega de la gracia

– Como símbolo de debilidad y la humildad (1 Col. 2, 1-5)

Cristo crucificado daliAdemás la Cruz es meditada como un símbolo de escándalo y de necedad, escándalo porque todo aquél que moría crucificado era porque había realizado un crimen mayor y de necedad para aquél que se pierde y se aleja de esta verdad, pero para quien había encontrado en Jesús la salvación, es símbolo de fuerza. La Cruz es expresión de amor, siendo éste el verdadero poder que vence el dolor, la derrota y la violencia, todo lo contrario al pensamiento judío quien considera a la cruz como Skandalon, es decir como piedra o trampa. Pero la Cruz al ser un símbolo de amor tiene un mensaje claro donde invita al ser humano a poder ofrecer su vida al otro.

La Cruz también marca un etapa donde la relación con Dios es completamente distinta a la visión antigua, porque el Dios de Cristo es un Dios de amor, un Dios Abbá, padre, visión cuestionada por los judíos como una incoherencia y agresión ante las alianzas de Dios YAHVÉ, dios de los imagen clara de la perdición de la razón por qué ¿dónde quedaba la razón es esta “Revelación”? así la Cruz es considerada un insulto a la razón, porque ¿Cómo un Dios iba a crucificarse a sí mismo? ¿Cómo un Dios iba a permitir que su Creación terminará con él? ¿Cómo un Dios iba a seder ante la vileza de la humanidad?

Esta misma idea resurge a partir del siglo de las luces, la imagen de Cristo crucificado muestra a simple vista, sin análisis teológico, el dolor, la decadencia de las sociedades frente al otro y sobre todo porque ¿a quién le gusta un Dios que fue vencido por el mismo Hombre?, pero el hombre de este tiempo piensa en el dios poderoso, el dios que Zeus, que tiene autoridad y que no le interesa el amor símbolo del amor cristiano, al Dios de los griegos le importa salirse con la suya, acto que también ha pasado a un gran porcentaje del magisterio de la Iglesia Católica quienes han tomado la crucifixión de Cristo para imponerse a sí mismos, olvidando las palabras de san Pablo, “Ha escogido Dios lo débil del mundo para confundir lo fuerte” (1, Col 1,28).  Relieve asirio mostrando la lucha de Marduk con Tiamat.

Otro de los significados teológicos que tiene la crucifixión es la unión del cielo con la tierra, para las antiguas civilizaciones, como lo deja ver el mito del Enuma Elish, los dioses particularmente Tiamat, diosa femenina y diosa de las aguas saladas junto con Apsu, tienen hijos, estos fastidian a su padre por lo que decide asesinarlos, al enterarse los dioses cometen un patricidio y después con el nacimiento de Marduk a Tiamat, su madre, a quien parten a la mitad y crean el cielo y la tierra, así la cruz de Cristo es una respuesta a las civilizaciones alrededor donde el ser humano es creado de la sangre de Kingu, acto que lo marca como un ser predispuesto a la traición.

La cruz de Cristo derrumba está y otras mitologías, principalmente porque recuerda que el hombre no fue creado de desechos de dioses, sino a imagen y semejanza, es decir, con dignidad, libertad y conocimiento, además la Cruz une al Cielo con la Tierra, es decir, lo divino con lo humano y lo humano con lo divino a través de un acto de amor, la Crucifixión une los cuatros puntos cardinales, lo que significa que los límites de la tierra no existen, que lo creado por la humanidad no puede ser más fuerte que lo creado por 3  Dios, así la crucifixión rompe los límites territoriales entre la humanidad mostrando que al ser hijos de Dios, imagen y semejanza no tienen porque existir demarcaciones, significado claro de “Católico = universal”. Aunado a la crucifixión se encuentran tres símbolos y signos prescindibles para la comprensión de la imagen de Cristo Crucificado, “la sangre, el agua y el espíritu”, estos signos son prescindibles para toda imagen de la Crucifixión.

El agua y la sangre del costado de Cristo, tienen su simbología en lo dicho por el profeta Ezequiel, quien frente al templo destruido por Babilonia tuvo una visión donde observó al templo recostruido y por el lado derecho un río que manaba hacia el oriente, al seguirlo el arroyo crecía más y más de repente una voz le dijo “Estas aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hacia la estepa, desembocarán en el mar de las pútridas y lo sanearán, todo los seres vivos que bullan donde desemboca está corriente tendrán vida” (Ez 47, 1 ss), en esta visión el evangelista san Juan comprendió la pasión de Cristo y la interpretó a través de las palabras dadas por Ezequiel.

Jesús es el templo que los hombres destruyeron vuelto por Dios a edificar, así las palabras de Jesús “Destruid el templo y yo lo reconstruiré en tres días” se refiere a los tres días que pasarán de su crucifixión a la resurrección. El cuerpo de Cristo crucificado es el templo nuevo, la vida que sobrepasa a la muerte, el lugar definitivo donde el hombre se percibe divino visualizado por la sangre, donde el agua simboliza al Espíritu quien llega con la muerte y donde la Crucifixión otorga sentido a la encarnación, de esta manera, así donde se creó una vida para ser entregada a la muerte, se dio muerte para retornar a la vida.

Los tres símbolos de la imagen de Cristo crucificado agua, sangre y Espíritu, se unen con los tres procesos de vida significativos de Jesús, el agua con la Encarnación, la sangre con la Crucifixión el Espíritu con la Resurrección.

zeusPero, ¿qué tiene que ver todo esto con una relación erótica entre la imagen de Cristo crucificado con la vida y la muerte? El cristianismo es una religión de carne, es una religión que surge de la relación de Dios con una mortal, con una virgen, pero a diferencia de Zeús, el dios cristiano se enamora de la pureza, de la inocencia, significado de virginidad en la teología cristiana y este amor marca una diferencia con el dios griego, quien desea no la esencia de la persona sino al cuerpo, a la voluptuosidad de la mujer, a la virginidad en el sentido occidental de acto sexual. El Dios cristiano olvida su omnipontencia y pregunta a la mujer si está dispuesta a permitirle encarnarse en su vientre, así a través de José el espíritu de Dios se encarna y procrea a Jesús, su hijo, quien viene a dar vida a todo aquello que estaba muerto, comenzando por la dignidad de la mujer, así el hecho de que Dios pida permiso a la mujer y esta responda con un “Fiat” es decir un “si, con toda la voluntad y conciencia” retorna a la vida a la mujer quien era ignorada, utilizada sólo para la procreación y quien vivía muerta en vida por una sociedad patriarcal. Es así como desde el momento en el que Dios elige a una mujer para encarnarse, el erotismo y la muerte se hacen presentes, en la Encarnación el espíritu se une al cuerpo, pero esta concepción sagrada tiene como línea conductual la muerte, Dios se engendra, no se crea, como lo dice el Credo, para morir, como sucede en el proceso de vida de todo ser vivo.

Todos estos conceptos nos llevan de regreso a un sólo punto y eje central “el cuerpo”, donde se manifiestan todos los actos, deseos, donde surgen el bien y el mal, donde se manifiesta el espíritu y la razón, donde el espíritu se une a la carne y donde el significado de erotismo toma un sentido claro, porque el cuerpo es el lugar donde el amor y el deseo realizan su “ismo”, es decir, su actividad.

Pero, todo lo anterior, son designios y palabras teológicas que sólo el magisterio y los teólogos llegamos a tocar y no tanto a comprender en una totalidad, el creyente y el ateo, que no estudian a “Dios” -uno de los actos más soberbios de la Iglesia quién a partir de este estudio se ha creído la portadora de la verdad-, ¿cómo visualizan la imagen de Cristo Crucificado?, qué ve el anciano, el niño, la mujer, etc. Frente a esa imagen que por un lado muestra un hombre martirizado, ensangrentado, pero por otro lado muestra la perfección de la virilidad expuesta, ¿qué significa para cada creyente en su ser esta imagen, ¿es esta imagen la que hace a una persona tener fe o la palabra de Dios?

Desde mi análisis la fe entra por el sentido de la vista, es claro que para muchos creer o ser arte de una religión es por tradición familiar, pero nuestro primer enfrentamiento con ella y con nosotros mismos es la imagen, así nuestro primer acercamiento a Dios, no es él ni el Espíritu Santo sino Cristo, a la humanidad de Dios, es ante el que nos persignamos, arrodillamos y platicamos, Él es el que nos salva no Dios, Él es quien escucha. Así esa imagen de Cristo, trazada por grandes artistas de todos los tiempos es la de un hombre esbelto, blanco o moreno, alto, con un cuerpo marcado, semidesnudo, porque un manto blanco oculta su sexo casi al descubierto no le entrega la desnudez, con un rostro hermoso y una mirada azul penetrante perdida entre un bello cabello castaño largo.

Jesús Crucificado¿Qué es lo que pasa en nuestro ser frente a esta imagen? Si quitamos de nuestro consciente que es Hijo de Dios, esta imagen es la de un hombre sensual, que muestra al mismo tiempo fortaleza y debilidad, así, en una mujer cruyente la imagen de este hombre se convierte en el prototipo de unhombre y en el hombre de fe, el prototipo de la virilidad y la fortaleza. Este concepto es en mi opinión algo claro que tiene y tuvo presente el magisterio de la Iglesia, el amor a Jesuscristo, tienen un principio en un gusto fisico, en una atracción poderosa como la que se tiene con cualquier amante, así la fe en Jesucristo surge de una atracción física que pasa por diversos procesos hasta llegar a ser el gran compañero de vida para entregarnos a la muerte.

La imagen de Jesucristo crucificado es una imagen que siendo creyente o no se hace presente en la vida de toda persona, es una imagen que impacta, que choca, que puede amarse o despreciarse, pero que siempre esta en nuestra mente, es imposible despojarla de ella.

Esto es en gran medida porque esta imagen tiene en si misma el todo de nuestra vida: belleza, dolor, inocencia, fortaleza, paz, violencia, sensualidad, castidad, vida, muerte, silencio y un retorno a la vida. Este proceso de vida muerte, plasmado por cientos de artistas y utilizado por la Iglesia a lo largo de muchos siglos es desde mi punto de reflexión una teología visual del erotismo que tiene como punto central enamorar y seducir, de la misma manera que Dios lo hizo con María, es decir, sin tomar a la fuerza, a voluntad todo creyente se ofrece a sí mismo(a) en cuerpo y alma, donde se vive para Dios y se muere para llegar a Él.

cristo crucificado velazquez_detalleLa imagen de Cristo crucificado impacta porque entrega en un mismo instante la vida y la muerte de una manera que seduce y apasiona. Cristo en la cruz es un hombre con quien se casan los sacerdotes, monjas, hombres y mujeres de fe y el hijo de Dios a quien se consagran y nos consagramos los creyentes; es la imagen la que produce un impacto erótico, es la imagen la que seduce, no las palabras, no las enseñanzas, es la imagen la que adquiere en cada creyente confianza, amor y un deseo de llegar con Dios, si no fuese así las palabras de Dios serían comprendidas y la actuación del ser humano sería otra, es este mismo deseo que provoca esta imagen la que nos hace comprender nuestra humanidad frente a otra humanidad. No es la imagen de un Dios ante la cual nos arrodillamos, es ante la imagen de un hombre sufriente, y es en este momento cuando nos redimimos ante un hombre que comprendemos y nos sentimos vivos, la imagen de Cristo crucificado no ofrece a pesar de la violencia con la cual es trazado muchas veces, una imagen de muerte, esa imagen que nos seduce nos entrega vida, porque el acto erótico produce vida, porque la imagen de Cristo crucificado tiene en sí mismo el siguiente proceso:

Encarnación – acto erótico de deseo, amor y acto voluntario donde Dios deja su omnipotencia para convertirse en un hombre

Pasión – proceso de sufrimiento donde un hombre siente la presencia de la muerte teniendo como base el amor

Crucifixión – proceso de muerte como signo de vida

La fe en la imagen de Cristo crucificado tiene una unión clara con el cuerpo, porque es a partir, como ya se mención{o, del enamoramiento físico que se llega al amor espiritual, además de que entrega a quien lo ama lo que todo amante busca de su amado, la seguridad de la vida para el momento de la muerte.

Otro aspecto importante de la importancia de mostrar a un Jesús crucificado invadido de belleza es a través de analizar porque todos los artistas que lo han descrito visualmente, lo representan de esa manera erótica, quizá, sea porque en el inconsciente de cada uno creyente o no creyente necesitamos a un Dios que nos seduzca, ¿Qué imagen de cualquier dios o héroe muestra fealdad? Recordemos la imagen de Zeus, un dios poderoso varonil, sensual reflejo de un semental y de virilidad, qué pasa con Dionisio quien es mostrado en infinidad de esculturas con un cuerpo similar al de Cristo pero mostrándose completamente desnudo o Heracles este semidiós paradigma de la virilidad que es considerado en muchas ocasiones analogía de Jesús o David el asesino de Goliat.

Estos pequeños ejemplos nos otorgan una clara respuesta sobre la necesidad de que aquél dios a quien se le ora tenga belleza, virilidad, fortaleza porque son atributos que el hombre quiere para sí mismo y que la mujer busca, porque el creyente busca más allá de lo que teológicamente signifique la imagen y semejanza un dios que tenga la perfección que el busca en sí mismo y un dios que tenga la perfección y la belleza que el ser humano busca encontrar en el otro/a.

Veamos algunos de los grandes cuadros de la historia del arte sobre la imagen de Cristo Crucificado.

*Velázquez / * El Greco / * Dalí / * Rembrandt /* Zurbarán / *Gaughin /*

José Luis Ojeda (escultura)

En resumen puedo decir que la imagen de Cristo Crucificado es una imagen erótica que provoca infinidad de sensaciones pero entre ellas la de un gusto físico, el cual es provocado conscientemente porque para que se llegue a amar a alguien en esencia por lo que es da y otorga, primero tiene que existir un gusto físico el cual mueve nuestra sexualidad, porque como menciona Benedicto XVI en su primer encíclica Deus carita est, “el ser humano es 50% espíritu y 50% sexualidad, no puede vivir sin combinarlas de la misma manera que un Dios hecho hombre no puede existir sin tener estás condiciones”.

Un dios que se hace hombre como lo es el Dios cristiano, es un Dios que no prohíbe la sexualidad, porque el mismo pasó por este proceso, es un Dios que vivió todas las experiencias de la vida de un hombre mortal, porque si no terminaría siendo un semidiós y no habría diferencia entre los semidioses griegos, sería similar a Prometeo. El dios cristiano es un dios que se hace carne a través de la carne y como bien lo dice el credo un dios “Engendrado no creado” y no hay otra manera más sublime que el acto sexual donde la divinidad y la humanidad de cada hombre y mujer se unen para engendrar.

La imagen de Cristo crucificado es el reflejo de la vida de todo hombre que nace sabiendo que se vive para morir.

Por último concluiré con un poema de mi autoría, donde expreso la importancia y los conflictos del erotismo en un proceso de fe, porque a Dios no sólo hay que sentirlo sólo con el espíritu y el alma sino principalmente con el cuerpo, porque al final Jesús es el más grande amante de todos los tiempos.

Me postro ante Tu hijo,

Me levanto.

Lo miro en la Iglesia

adormilado,

adolorido,

crucificado.

Se oyen rezos entremezclados.

Todos oran,

se persignan en Tu nombre

y se van.

Nadie puede salvarlo,

debe morir.

Es un mortal

clavado

triste

solo.

Me acerco.

le quito la tela

y dejo su piel al descubierto,

me empino

y comulgo con su vino derramado.

Relamo su sangre

beso sus pies

y me largo.

Conoce más de Martha Leticia Martínez de León

http://erotismo-misticaysilencio.blogspot.mx/

Síguela en facebook: https://www.facebook.com/marthaleticia.martinezdeleon?fref=ts

Conoce a las personas que periódicamente contribuyen a la construcción del Rincón del Arte y Cultura